28 mayo 2006

Única Ella









Única tú y extrema entre infartos carnívoros
de ingrávidos ojos y de lenguas en tránsito
que a mi orilla llegaste por casuales acasos
-nunca sino
sino siempre azar-
ante el súbito espasmo de mi mirar