14 septiembre 2006

No te salves / no abandones tu esperanza

El 14 de septiembre de 1321 moría Dante; el 14 de septiembre de 1920 nacía Benedetti. A Dante, más que las comedias divinas y las lenguas italianas, le interesaba, ante y sobre todo, Beatrice, su amada, cuyo nombre empieza por Be, como Benedetti.

Evidentemente esto no quiere decir nada: no se me ocurrirá a mí insinuar que Benedetti es una de las múltiples reencarnaciones de Beatrice. No tiene nada que ver que Benedetti naciera exactamente el mismo día en que murió Dante, 599 años después.

2 comentarios:

Poisonirvy dijo...

¡Abandonad toda esperanza! o !Dejad aquí toda esperanza! se lee en las puertas del infierno...
:-O

Ed. Expunctor dijo...

Ya lo sé... Lo de "no abandones tu esperanza" es para seguir el hilo del poema de Benedetti:
No te salves
No te llenes de calma
...
No abandones tu esperanza