08 noviembre 2006

De periódicos gratuitos o sodomizaciones lingüísticas

En primer lugar tengo que dejar claro que este es mi blog y aquí escribo como me da la gana, tomándome las lizenzias ke me apetezkan a la hora de eskribir. Distinto sería si escribiese noticias para un periódico, en cuyo caso habría que cuidar al máximo la gramática y la ortografía del texto. No sé si he abordado este asunto en algún post, pero como no recuerdo haberlo hecho (lo que no quiere decir lo contrario, y viceversa ¿?) voy a tirarle.

Hoy cojo uno de esos periódicos gratuitos: Crónica del Sureste. En la portada, foto gigante de Valcárcel en la Universidad de Berkeley, lugar donde ha ido a llorar sus penas acuáticas porque aquí no le hacen ni puto caso. Este dato lo incluyo por dos motivos:

a) Para que quede clara la tendencia política del periódico en cuestión, que si es más de derechas se sale del margen. Sirva de ejemplo esta noticia, cuya estructura y contenido dice bastante acerca de qué quiere transmitir:

Título: La alcaldesa dio ayer el primer paso para anular la urbanización en la zona de Lo Poyo. #> Si el lector no sabe de qué va la cosa, piensa: ‘Mira qué guay que es la alcaldesa, que va a paralizar una de las mil urbanizaciones que van a arrasar mi región, Murcia, que de hermosa ya tiene poco’.

Subtítulo: La Consejería de Medio Ambiente recibirá en breve la certificación municipal que le permitirá anular el proyecto de construcción. #> Y el lector piensa: ‘Y qué guay que es la Consejería de Medio Ambiente de mi región, Murcia, que por fin va a poder anular el proyecto, gracias a la alcaldesa, que les va a enviar la certificación que lo permita’. Hasta aquí todo indica que la alcaldesa y la Consejería de Miedo Ambiente estaban deseando anular el proyecto, casi da la sensación de que llevaban varios años sin dormir porque su único objetivo era paralizar la construcción de marras.

Autor: Redacción. #> ¿Cómo que Redacción? Pues sí, parece que Redacción es el autor de todos los artículos del periódico. En la Edad Media escribía un tal Anónimo casi todos los libros, como me comentaba Jony el otro día, y ahora, en este periódico, es Redacción quien lo escribe todo. Curioso.

Primer párrafo de la noticia: El Ayuntamiento de Cartagena ha dado el primer paso para acabar con el proyecto de urbanización de Lo Poyo, al informar oficialmente a la Administración regional de que aprobó inicialmente la modificación urbanística que lo hubiera hecho posible en una fecha que supone que se le aplique la nueva Ley Ambiental estatal, con lo que quedará anulado tal y como ha sido proyectado. #> En una lectura rápida, que es lo que hace todo lector de periódico, uno entiende que se está haciendo hincapié en el título y el subtítulo de la noticia, es decir, que la alcaldesa de Cartagena se ha puesto en contacto con la Consejería para que se paralice la construcción. Sin embargo, si se lee atentamente observaremos que no dice eso. En realidad lo que está diciendo es que el Ayuntamiento de Cartagena le ha dicho a sus colegas del Gobierno regional que, como aprobaron la modificación urbanística en un momento en que le es de aplicación -porque será retroactiva, supongo- la nueva Ley de Miedo Ambiente, hay que joderse y anular el proyecto, porque los del Gobierno central son unos cabrones que nos han jodido el negocio.

Sólo si llega al segundo párrafo, el lector se enterará de esto: Así lo reconocieron fuentes del Ayuntamiento, que recordaron que el Pleno municipal aprobó el cambio urbanístico el 29 de septiembre de 2005, admitiendo un proyecto que ampliaba a 712.000 m2 edificables los 585.000 que figuraban en el proyecto que fue anulado en 2000 por el Tribunal Supremo. #> O lo que es lo mismo: que todo lo que se ha estado haciendo para sacar adelante la construcción de la urbanización poyal ya fue anulado hace seis años por el Tribunal Supremo, pero luego, por lo que se ve, y según se deduce de la noticia, se hizo otro proyecto, pero esta vez ampliando el terreno edificable. ¿Jus-qué?

Y en el tercer y útimo párrafo leemos: Pese a este cambio, el proyecto hubiera podido seguir adelante de no haber sido promulgada el 28 de abril de este año una nueva Ley de Medio Ambiente (la 9/2006), que obliga a todos aquellos proyectos de urbanización aprobados inicialmente después del 21 de julio de 2004 a pasar por una serie de controles ambientales previos que no se le habían aplicado al proyecto de Lo Poyo. Entre ellos está el de que un proyecto que ha sido presentado incluso antes de esa fecha pero que ha sufrido una “modificación sustancial”, debe someterse a esos controles. De ahí que la Consejería no tenga otra alternativa que aplicar la ley y anular esa aprobación inicial. #> Este último párrafo es fantástico. No tiene desperdicio. Redacción, el autor del artículo, le está diciendo al lector con las primeras palabras de este último párrafo que, joder, se podía haber construido, lo que pasa es que los cabrones del Gobierno central aprobaron la Ley de Mierda Ambiente y, mira, no ha habido más cojones (“alternativa”) que anular el proyecto.

b) Porque no sé si el periódico era de hoy (día 7) o de ayer, así que si a alguien le interesa mucho comprobar lo que voy a decir que lo tenga en cuenta. [Actualización simultánea a la redacción de este post: como he descubierto que el periódico que critico tiene página web, he podido confirmar que es del día 7. Evidentemente, todo lo que he escrito antes no pensaba escribirlo porque no tenía el periódico, pero al encontrarlo en internet se ha presentado la ocasión de comentar en detalle la noticia que ponía como ejemplo y ha pasado lo que ha pasado. De todos modos, y para no extenderme mucho, como esto iba en principio de las incorrecciones lingüísticas en muchos artículos de los periódicos gratuitos, esta noticia es un buen ejemplo de cómo no hay que redactar, porque parece que está escrito a casico hecho para que no se entienda mucho. Ejemplo: lee detenida y atentamente el primer párrafo, especialmente a partir de la primera coma, a ver si se te ocurre una forma más sencilla y clara de decir lo que realmente quiere decir, desde un punto de vista más o menos objetivo, imparcial, porque agüita: lo único realmente claro es que "el Ayuntamiento de Cartagena ha dado el primer paso para acabar con el proyecto de urbanización de Lo Poyo"].

Decía que cojo el periódico y empiezo a leer por el final (porque soy un lector distraído y salteado de periódicos), donde ponen anuncios, publicidad y cuatro o cinco ‘noticias’ que más que noticias son polladas, tonterías, curiosidades, y que no encuentro en la versión digital. Leo que 150 iglesias evangelistas de 15 estados de Estados Unidos han incorporado canciones de U2 a su repertorio, blablabla, y que Fulano “oficializó una comunión” con uno de los temas de U2.

-¿Has dicho “oficializó una comunión”?

-Sí, eso es lo que he leído: “oficializó una comunión”.

Estimado Redacción: las comuniones, las bodas, los bautizos y conciertos de rock, las ceremonias en general, se ofician, no se oficializan. Haber sí kontratais 1 korrektor ke os korrija tanta falta linwístika, xk imajinate la kantidá de “ké burros” ke soltarán tus lektores en un dia, multiplikalas x 30 y te salen las bezes ke os yaman vurros en un mes, y eso lo multiplikas x 12 y tienes las bezes ke os yaman vurros en un año.

Y este problema lo tienen también los demás periódicos gratuitos que he leído, como 20minutos y Línea. Penosos.

Plagiando a Chochito Pelao:

PD. El verdadero problema de todo esto es que hay gente que sólo lee el periódico en ratillos libres, y no lee nada más, lo que hace que crea que, como está escrito en un periódico, todo es correcto, de suerte que las burradas lingüísticas que rebuznan en estos periódicos gratuitos contribuyen a malformar al lector de diarios que, por el contrario, podría salir beneficiado, y mucho, si lo que leyese estuviera bien escrito. Digo yo.

PD2. Todo tiene sus excepciones.

PD3. Tengo que confesar que quizá haya sido algo hiperbólico, porque últimamente no hay una excesiva abundancia de errores y tal; quizá esté aún influido por las burradas que me he encontrado muchas veces leyendo los periódicos de marras, auténticas sodomizaciones lingüísticas; y quizá sea por la que me he encontrado hoy, "oficializó una comunión", que se me habrán venido de golpe todos esos recuerdos a la memoria. Y me viene a la mente que, suponiendo que haya sido eso así, el "oficializó una comunión" ha actuado como la jodida magdalena que el caminante de Swann mojaba en el té, que en vez de bajar al estómago se le subió al cerebro e hizo como en una partida de pin-ball, dándole bolazos de acero a un armario lleno de cajones llenos de cajas llenas de recuerdos que se van desparramando, desempolvando, emergiendo.