15 noviembre 2006

El urbano

No soy yo de los que utilizan con frecuencia el urbano, pero últimamente lo he cogido algunas veces para bajar del campus de Espinardo. Nada diré sobre el apelotonamiento masivo de estudiantes que se forma a ciertas horas punta: tengo entendido que a los cerdos los transportan con mayores comodidades, tanto de espacio como de ventilación.

Lo que me ha llamado la atención -porque lo de la aglomeración ya lo sabía, aunque hasta hace poco no lo había vivido- ha sido un anuncio que ponen en el urbano a lo largo del trayecto. El anuncio en cuestión dice: “Al poner en marcha los aspersores, asegúrese de que el agua cae en las plantas y no en el pavimento”. No es literal, pero casi. Analicémoslo.

a) Mensaje: Hay que ahorrar agua, porque en Murcia nos queda muy poca (ése, supongo, es el mensaje, aunque bien podría tomarse el anuncio como un reto a nuestra puntería y destreza con el aspersor).

b) Emisor: Cualquiera diría que Lat, la empresa, aunque también pensaría que el Ayuntamiento debe de andar no muy lejos.

c) Destinatario: Los usuarios del autobús urbano.

Ante semejante anuncio en semejante contexto se plantea una serie de preguntas, al menos algunas de las que siguen:

1. ¿Quién pensó que los usuarios del urbano tienen aspersores?

2. ¿Para qué querrían los usuarios del urbano tener aspersores?

3. ¿Para regar el jardín de su chalet?

4. ¿La mayoría de usuarios del urbano tiene un chalet con tantas plantas como para tener aspersores?

5. Y si lo tiene, ¿por qué no va en coche? ¿O en taxi, ya puestos?

6. ¿Quién pensó que los usuarios del urbano, en el caso de que tuviesen un chalet con una extensión de césped y plantas lo suficientemente grande como para poner aspersores para regarla, serían tan tontos como para apuntar con los aspersores al pavimento en vez de a las plantas que tendrían que regar si tuviesen un chalet con suficiente terreno como para tener tantas plantas como para poner aspersores para regarlas?

7. ¿Por qué no se pone ese anuncio, a modo de valla publicitaria, en las Nuevas Colonias Anglo-Germanas, donde sí que hay aspersores, quizá tantos como palos de golf?

8. ¿Por qué no les regalan a los usuarios del urbano un aspersor con cada bonobús que compren para que rieguen, al menos, las macetas de su balcón con aspersores y que, de esta forma, el anuncio tenga un destinatario adecuado?

9. ¿Por qué no les regalan a los usuarios del urbano un chalet en una urbanización, y que ellos se compren aspersores para regar sus nuevas plantas?

10. ¿Por qué no les dan una plaza digna, cómoda y segura en el urbano y que ellos se compren el chalet y los aspersores?

Preguntas.

2 comentarios:

Kike dijo...

Jajajaja! La verdad es que el anuncio manda cojones donde lo han puesto. Deberian colgarlo en la puerta de los que se encarguen de esos menesteres en los jardines publicos, pero en un autobus de estudiantes?? Por cierto, muy descriptiva la foto de "Germanas". Da vergüenza ajena ver imagenes como esa.

Ed. Expunctor dijo...

Ya te digo, yo me quedé flipaó cuando lo vi. También hay anuncios del carnet por puntos, aunque supongo ese anuncio tiene más sentido que el de los aspersores: es más probable que en el urbano vaya gente que conduzca y tal, que vaya gente que tenga aspersores. De hecho dan ganas de hacer una encuesta y preguntarle a todos los pasajeros: ¿Tiene usted aspersores para regar el pavimento?
Salud!