19 diciembre 2006

Ingravidez

La justicia no tiene ya balanzas

en sus manos. Tan sólo unos grilletes

que abre y cierra el parné.