05 enero 2007

Huelen

Las narices de los gerbos
huelen las intenciones a la legua.
Igual huelen la lluvia
antes de su llegada:
absorben a kilómetros el aire,
lo roen con sus dientes
y entierran entre el serrín
las virutas del olor.