28 febrero 2007

Rorroyendo

Un gerbo roe un palo.
Roe y roe, y roe,
y lo sigue royendo.
El palo abandona la existencia,
deja de ser un palo.
El palo ya no está.
El gerbo, en pie, olfatea.
Ser vivo, el serrín sigue creciendo.