09 marzo 2007

Panorama

Imágenes fragmentarias de las noticias de las nueve de la tres que me llegan a la memoria: uno que le pone flores a los muertos y es ovacionado y aplaudido por la multitud mientras sonríe como diciendo: “Gracias, gracias”; otro que se declara feminista convencido en vez de estar en lo que tiene que estar; otros que convocan a todos los españoles para que se manifiesten para mostrar su repulsa por lo que ellos mismos ya hicieron, un acto inconsecuente, incoherente, hipócrita, sospechoso; ocho niños muertos por culpa del fuego, que no los quemó, pero los hizo volar desde los brazos de su madre, que qué pensaría en sus últimos segundos de vida tras arrojar al vacío a sus hijos; más muertos en Irak, por supuesto civiles, daños colaterales: es lo que tiene la guerra, qué le vamos a hacer.

No han dicho, como siempre, nada de los niños que se han muerto de hambre hoy, ni de los que murieron ayer ni de los que morirán mañana, pero qué más da, saben que la gente no recuerda, que su memoria es como la de los peces.

Un pez va nadando por su pecera, se encuentra un cofre y dice, sorprendido: “Anda, un cofre”; sigue nadando hasta llegar al mismo punto, se encuentra el mismo cofre y dice, sorprendido: “Anda, un cofre”; da otra vuelta y dice, sorprendido: “Anda, un cofre”; y otra, y dice, sorprendido: “Anda, un cofre”. Y así hasta que se muere.

La memoria de los peces. Glub, glub, glub.


------------

*Lo de la memoria de los peces, del corto 15 días. Muy bueno.