28 marzo 2007

Segurardina

Ante la falibilidad (que nada tiene que ver con ‘calidad de falo’, sino de falible) de nuestras fuentes, nos vemos obligados o corregir la noticia que en falsa exclusiva ofrecíamos el pasado 23 de marzo, fecha en la que decíamos que iban a construir dentro del Río Segura una microurbanización.

Las obras que se contemplan en el Río tienen por finalidad erigir un monumento a la Sardina. Sin embargo, bien podrían haber elegido otro animal para erigirle un monumento, pues en esta ciudad son muchos los animales que viven cerca del ciudadano: pensemos, por ejemplo, en las ratas del río, famosas por su tamaño y voracidad omnívora; pensemos en los patos que custodian las aguas putrefactas del Río Segura; pensemos en los murciélagos que dormitan bajo los diversos puentes que unen El Carmen y El Infante con el resto de Murcia y que por las noches ingieren considerables cantidades de mosquitos, otro animal al que se le podría hacer un monumento, por no hablar de otros animales que corretean incluso por el mismísimo Ayuntamiento: nos referimos a nuestras queridas cucarachas.

A pesar de tan atractivas alternativas, los decididores han elegido erigir el monumento a la Sardina, emblema pagano de la fiesta en la que los idólatras habitantes de esta ciudad y sus contornos se martirizan el hígado y los pulmones para celebrar la victoria de la carne sobre el espíritu.