01 abril 2007

Ingenuidad

No podemos ser tan ingenuos como para creer a pies juntillas -y mucho menos a manos juntillas, ¡con el tacto de la fe!- en los títulos, en los rótulos, en los epígrafes: el poeta no escribe locuras ni absurdos.

Bajo la apariencia, bajo la forma (¡la forma!) de un sinsentido, se ocultan en el fondo (¡el fondo!) ecosistemas y diccionarios.

Entonces, más que de locuras y de absurdos, hay que hablar de fauna, flora y lenguaje.