11 noviembre 2007

Typical Spanish (Real)

Es típicamente español, cuando alguien no para de hablar y no deja hablar a nadie, a pesar de saber que no es su turno, cuando alguien tiene un terrible afán de protagonismo y una desmedida costumbre de chupar cámara; decía que en ese caso es típicamente español exclamar: ¡Cállate... que te meto!

Si buscamos una forma más típicamente delicada de expresar la misma idea, o sea, que el tipo que está hablando y no deja hablar se está pasando de la raya, una idea que se configura en nuestra mente mediante las palabras qué tío más pesado; si la buscamos, decía, podemos encontrarla en la siguiente expresión: ¿Por qué no te callas de una puta vez? [Y bajando el tono de voz añadimos, como si hablásemos con nosotros mismos:] Qué plomo de tío...

Ahora bien: si la forma de expresar el concepto tiene que ser cuidada pero, dada la situación, vamos a saltarnos el protocolo, la frase más adecuada es, precisamente, la mitad de la anterior, haciendo, eso sí, hincapié en la suspensión final, que va a servir de indicador del contenido omitido: ¿Por qué no te callas...?, lo que remite a la primera forma típicamente española de expresar la idea: ¡Cállate... que te meto!

3 comentarios:

Jonathan Fernández dijo...

Hace muy bien el hombre, porque yo seré republicano, pero reconozco cuando un rey hace bien su trabajo. Esta vez, pienso que lo ha hecho. Lo mismo es que le han dicho que el trabajo es salud y ha pensado en intentarlo.

Ed. Expunctor dijo...

Yo creo que, en vez de como rey, se comportó como persona. Quiero decir que un Rey en una Cumbre Internacional, no pierde los papeles (o sea, no se salta el protocolo), pero si por un instante se le hinchan los hinchables (y la hinchazón estaba justificada porque el pelmazo del Chávez, sin que fuese su turno, no paraba de dar la brasa como un disco rayado sin dejar hablar a Zapatero, que tenía el turno de palabra) salta y lo suelta: ¡Por qué no te callas...![de una puta vez, se sobreentiende].

También hay otras teorías según las cuales el rey, tras tantos años sin abrir la boca, ha llegado a esa edad en la que te la suda absolutamente todo y no te callas una. Próximas intervenciones del monarca aclararán este punto.

Anónimo dijo...

Ah pero no le dijo callate que te meto???pues con la mirada le dijo algo peor.ja ja ja ...
Este rey nuestrooo...