10 enero 2008

Pereza

Caminaba esta mañana yo por la Calle de Ceuta, cerca de La Merced, y he adelantado a una chica que se llevaba el móvil a la oreja. He podido captar un fragmento de conversación que reproduzco aquí para ejemplificar los términos gandul, vago, holgazán y perezoso, pero también los conceptos de fastidiar, dar por saco o similares, pues no sé si lo hizo por pereza o por joder a su compañero de piso, a su hermano o a su primo:

-Oye, ábreme la puerta, que ya estoy llegando.

-[...]

-¿Todavía no te has levantado? Pues levántate y ábreme, que casi estoy en la puerta.

-[...]

-Las llaves sí las llevo, pero es que no tengo ganas de ponerme a buscarlas, menudo follón...

-[...]

El follón de marras tiene su explicación, pero no justifica que despiertes a alguien para que te abra la puerta si llevas tú las llaves en tu bolso.

La adelanté y me fui pensando que esta chica seguramente pedirá tabaco, dinero, fuego y compresas con tal de no tener que buscarlos en ese bolso que le tapaba toda la espalda y la mitad de los muslos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay mucha gente así,yo lo llamo egoismo.
Menosesmas.

MoHiKaNa dijo...

Alucinante¡¡¡¡ . La verdad que ahora que lo pienso habrá miles de conversaciones de ese tipo a nuestro alrededor pero estamos tan metidos en nuestro mundo que cuando reaccionamos ante una de ellas lo flipamos en colores.

Y estoy de acuerdo con anónimo,es de un egoísmo y narcicismo puro y duro.

Bikiños

Thedarksunrise dijo...

Yo creo que hay algo más allá del egoísmo. Si el fulano de tal o fulana de tal mandara a dicha señorita a freir espárragos ante tal petición, otro gallo cantaría. En está acción está el consentido y el que consiente ¿y el que saca beneficio? pos la compañía de teléfono.

Jonathan Fernández dijo...

Hay dos cosas que no se deberían hacer en este mundo. Despertar a alguien, y tocarle las narices antes de que se tome el primer café.

Despues ya, vía libre :D

Ed. Expunctor dijo...

Olvidé mencionar el tono de voz de la chica: dejado, arrastrado, lento, como si le costase mover la lengua o como si el esfuerzo para pronunciar las palabras fuese infinito...