09 marzo 2008

Cotidianeidades

Sólo soliloquio al sol.
Dialogo a la sombra.
Ronco bajo las sábanas
y antes de cerrar los ojos suspiro .

Enmudezco bajo el agua,
y aunque no frecuento el grito
grito de forma espontánea
gritos incontrolables
que duran un relámpago
cargado de improperios.

Silbo cuando camino.
También canto en la ducha,
y tarareo de forma inconsciente
canciones que ni siquiera me gustan.

Escribo por instinto
y por supervivencia.
Grabo algún que otro poema
para enterrarlo en la arena.

Escupo un poco de todo,
palabras y saliva.
Respiro aire y humo.

Me visto resignado.
Me miro en el espejo
sólo cuando me afeito
o viajo en ascensor,
aunque hay escaparates que me tientan
casi tanto como tú.


4 comentarios:

Duckland dijo...

Casi tanto como tu...

Escupiendo tus verdades
puedes salpicar tus previos pasos
y lejos de inspirar
una comisura mal doblada
respiro asintiendo
y te miro desde lejos, con la boca abierta, admirando.
Casi tanto como tu...

De entre mis buenos, como siempre.

Anónimo dijo...

Me gusta,me suena a lunes no a finde.

-=+

Ed. Expunctor dijo...

Hola, Duckland, veo que te ha gustado lo de Casi tanto como tú... Esto... ¿qué hago citándome? XDDD

Antolín Amador Corona dijo...

Es la leche! Volveré por aquí, mola que de vez en cuando alguien ponga en pie los sentidos del esoectador.