24 marzo 2008

Jerba civilizada

Mi jerba Dana, entre otras muchas habilidades, tiene la de llamarme para que le abra la puerta de su jaula. Cuando está harta de su encierro, empieza a piar como los pájaros: emite su sonido agudo similar al de una sucesión de íes, algo así:

-Ííííí ííí ííí íííííí íííí ííííííííí ííí íiíí í í í íííí.

Estas palabras jerbiles van acompañadas de una kinésica inconfundible: en pie, junto a la puerta de su jaula, con el morro metido entre los barrotes, mirándome. Si no le hago caso corretea un poco por la ruleta para hacer más ruido y llamar mi atención. Corretea y se para, asoma la cabeza y me mira. Si no le hago caso vuelve a darle a la ruleta, pero si me levanto... Si me levanto supone que voy a abrirle la puerta y se baja de la ruleta para situarse junto a la puerta.

La he grabado con la cámara: le he hecho piar, pero su sonido es tan agudo que el micrófono de la cámara no lo capta.

Al principio, cada vez que le abría la puerta de la jaula correteaba un poco por encima de la jaula de Janis y Rigodón, para enseguida saltar al mueble y, de ahí, al suelo. Sin embargo, cada vez que se tiraba al suelo la cogía y la devolvía a su jaula. Repetida esta operación un número inconcreto de veces, ha aprendido que si se tira al suelo se le acaba la diversión. Ahora la puedo tener con la puerta de la jaula abierta un montón de horas. Cuando se cansa de estar por encima de la jaula de los jerbos y de dar vueltas alrededor de la suya, se mete en su casa. Una jerba civilizada, sin duda.

Se me olvidaba: cuando quiere salir y no le hago caso se pone a dar vueltas en la ruleta como una posesa, armando un escándalo considerable. Y no para hasta que le abro la puerta. Es como un niño pequeño que se pone a llorar y no para hasta que consigue lo que quiere.

4 comentarios:

Maine dijo...

Umm... yo tengo un gato persa que no sé si se llevaría muy bien con tu roedor... ;)
Gracias por tu visita y tu comentario... hayas llegado como hayas llegado, bienvenido a Maine, espero que vuelvas más veces de visita.

Ed. Expunctor dijo...

Sí, pueden llevarse bien, he visto algunos casos de gerbos que conviven con felinos y cánidos sin ningún problema. De todas formas, en caso de conflicto tu gato podría salir perdiendo, porque los jerbos tienen habilidades múltiples y sorprendentes..., y tengo tres... XDDDD

A tu blog llegué a través del de Pedro Victori, que pasa de vez en cuando por aquí.

Salud.

Anónimo dijo...

Yo y un colega teniamos en nuestro piso de "estudiantes" un hamster que tenía 24 horas al dia la jaula abierta. Dormía casi siempre en su jaula pero se construyó varios nichos más repartidos por la casa, cerca de zonas calientes. Con tal de asegurarse de que no puede ir escalando a la zona de la alimentacion y dejando los productos toxicos fuera de su alcance, no hay problema. Teníamos tambien la ventaja de que para ir a la puerta de la calle habia una salita con su correspondiente puerta y estando siempre cerrada no habia posibilidad de que se extraviara. Tampoco nunca lo intentó. Qué recuerdos!

Ed. Expunctor dijo...

Ése es mi propósito, poder dejarle la jaula abierta todo el día y que vaya a su bola, pero hay un problema importante: no sé los hamsters, pero los jerbos roen. Lo roen todo. Si la dejo por ahí corro el riesgo de quedarme sin cables, o de sentarme un día en una silla y que se parta una pata porque la haya roído previamente... En fin, movidas.
Gracias por contar lo de tu hamster.
Salud!