28 marzo 2008

Poética del dolor

El escritor no puede leer sus textos con la pureza y con la virginidad de cualquier otro lector.

2 comentarios:

Duckland dijo...

Pero llegados a ese punto ¿qué lector podría dar la perfecta absolución que el escritor tanto anhela?

Ni siquiera el mismo escrito provoca de igual forma a los mismos ojos en segundas lecturas...

Ed. Expunctor dijo...

Me refiero simplemente al placer vedado al escritor de poder hacer una lectura virgen del texto que ha escrito. No se trata ya de una cuestión de interpretaciones, sencillamente de la lectura primera e inmaculada del escrito.
Salud!