29 septiembre 2008

Se vende Cieza...

Y es cierto. Se vende Cieza. Me enteré el otro día, hablando con una vecina de una amiga ciezana. Estábamos en el campo de Cieza, en la casa de A***, y se pasó la vecina a saludar. Y es que en ciertos lugares es costumbre que la gente, sobre todo los vecinos, pase a saludarte cuando hace un tiempo que no te ve, algo así:

-¡Hola, buenas tardes! Pasaba a saludaros...

Y ya que están allí se les invita a tomar un cafecito o algo... Pues tomando el café nos comentó la vecina que su padre había decidido vender su trocico de Cieza, con todo el dolor de su corazón, y que le había hecho un blog para venderlo, y el título del blog está muy bien, yo me partí cuando lo dijo, por las referencias evidentes a la corruptela que asola tanto Cieza (lo último que se dice y se oye por las calles de Cieza es que el Ayuntamiento tiene una deuda de “4 millones de euros 4” con las constructoras: que cogió el dinero y se lo ha gastado y, en consecuencia, ha subido los impuestos...) como tantos otros pueblos de la Región de Murcia y de España en general:


Se vende Cieza... Bueno, sólo un trocico...


Si visitáis el blog no esperéis gran cosa a no ser que os interese comprar, aunque está bastante mejorado después de que esta vecina se enterase de que yo y A*** tenemos un blog y nos insinuase (la vecina insinuándosenos...) que si le echábamos una mano, porque no le cuadraban las cosas que ponía en el blog. El blog tiene varios post con el mismo texto (información sobre el terreno, producción de los árboles, localización, etc.) y, eso sí, muchas fotos de la finca, que tiene melocotoneros para parar un tren, y un perro, Sandokán, que es un pedazo de pan: si entra gente que no conoce (amigos de la familia, ladrones...: no distingue) se le acerca con la lengua fuera y moviendo el rabo, para jugar... Puedes robar todos los melocotones por la noche y el perro se pasaría las horas siguiéndote, con la lengua fuera y moviendo el rabo, dando vueltas alrededor de ti...

En cualquier caso, si alguien está interesado en comprar el terreno que le dispare al letrero y curiosee: