07 septiembre 2009

Hombres-víctimas y hombres-verdugos

No hay hombres buenos ni hay hombres malos. Lo que hay son hombres que actúan dentro de las posibilidades de acción que tiene el hombre.

Hay hombres que roban, y a éstos los llamamos ladrones. Hay hombres que matan a otros hombres, y a éstos los llamamos asesinos. Hay hombres que ayudan a otros hombres, y a éstos los llamamos solidarios.

Hay, en fin, entre tantos otros, hombres que se aprovechan de la ceguera de otros hombres y dirigen sus vidas, y las ordenan, y las determinan, y las manipulan, y las formatean, y los conducen por caminos fácilmente escrutables; y si a estos hombres-víctimas los llamamos ciudadanos, súbditos, fieles, vasallos, siervos o feligreses, a aquellos hombres-verdugos los llamamos políticos, gobernantes, pastores, dirigentes, curas, líderes o papas.

6 comentarios:

Arenas dijo...

Aún estando de acuerdo en todo lo que dices, ¿estás seguro de que la palabra correcta es "hombre-víctima"? Porque dependerá del punto de vista... Esos hombres creen firmemente en que tienen libertad de arbitrio y que nosotros, como "herejes", somos las auténticas víctimas...
Besos

Ed. Expunctor dijo...

Yo me sitúo en un punto de vista racional realista. Desde este punto de vista, es evidente quiénes son los hombres-víctimas y quiénes los hombres-verdugos.

destroyed dijo...

Hola pareja,
estoy de acuerdo con el señor Ed...pero??
para ser victimas no hay que ser conscientes del abuso??
porque lo que creo es que no se sale de ese rol por ignorancia.
salud y paz camaradas.

destroyed dijo...

Hablaba de los hombres/victima por supuesto..

Thedarksunrise dijo...

Es gracioso porque, según tu desarrollo, la democracia consiste en que la víctima seleccione a su verdugo. Besis

Ed. Expunctor dijo...

Destroyed: No ser consciente de que se vive (como les ocurre, por ejemplo, a los vegetales) no quiere decir que no se viva.

Darkie: Es una de las implicaciones, por supuesto. Seguro que has oído a más de uno decir que, del -estrecho-abanico que tiene para elegir en los comicios, vota lo menos malo.
Sin embargo, la impicación está por encima del sistema político, puesto que todo sistema político se sustenta sobre un sistema religioso. ¡Medimos el tiempo -¡el tiempo!- en función del año en que nació Jesucristo! ¿Y qué estado laico es éste que da dinero a las organizaciones religiosas? ¡Un estado laico en cuyos canales de televisión se retransmite la misa! Que gasta millones en subvenciones para las cofradías religiosas. Un estado laico de mierda, sin duda, porque el laicismo no se ve por ningún lado. Por si no fuera suficiente, en la Constitución Española aparece la Iglesia Católica con nombre y apellidos. En fin...