28 septiembre 2009

La visión atea y la ilusión religiosa

El ateísmo es visión; la religión es ilusión.

La afirmación del ateo de que después de esta vida no hay nada es demasiado dura para los esquemas mentales del creyente religioso. Este creyente, que ha asumido y aceptado como un hecho normal y natural la existencia de una vida ultraterrena, suele decir que sería muy triste que después de esta vida no hubiera nada, porque, ¿entonces para qué? Unas veces el creyente utiliza el término triste; otras, desilusión; otras, incluso, mierda, o desolador.

Si comparamos la visión atea con la ilusión religiosa, ésta gana porque genera unas expectativas fabulosas (literalmente: fantásticas): ¡una vida eterna! El creyente que ha vivido imbuido en semejante ilusión es incapaz de atisbar siquiera, mucho menos de comprender, la realidad del mundo, porque esta realidad supone una desilusión enorme para quien ha crecido creyendo en una vida eterna a la que sólo tendrá acceso cuando muera.

El creyente tiene derecho a pensar como quiera (aunque no se sabe qué piensa él, porque lo que dice pensar no ha sido pensado por él, sino que es una metafísica que ha sido configurada a lo largo de dos mil años y que él ha asumido sin más), pero el creyente, en este punto, tendrá que admitir sin concesiones que él se sitúa en un punto de vista mágico, religioso, prerracional e ilógico, en tanto que el ateo se sitúa en un punto de vista realista, racional y lógico.

El creyente (irracional e iluso) y el ateo (racional y realista) se oponen, por tanto, de la misma manera que el ser humano (mortal, etc.) se opone a la idea de Dios (inmortal, etc.): una oposición frontal, absoluta, pues uno representa lo contrario del otro.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo del ateismo te ha obrao muy tarde pero muy fuerte.

Ed. Expunctor dijo...

El ateísmo no obra nada. Es la mente racional la que se manifiesta atea, etimológicamente hablando: sin Dios. Como no hay Dios, todo lo que se construye sobre la idea de Dios es una gran mentira, una enorme manipulación.
Salud, o "que Dios te guarde", o "anda con Dios", o "que Dios te bendiga", o "si Dios quiere", o "adiós", XDDD.

Rodolfo Plata dijo...

LA SEUDO CIENCIA Y LA SEUDO RELIGIÓN SE REPELEN MUTUAMENTE. LA VERDADERA CIENCIA Y LA VERDADERA RELIGIÓN SE ATREN UNIFICANDO LA DOCTRINA Y LA TEORÍA. La relación entre la religión, la ciencia y la educación se enmarca en el fenómeno espiritual de la trasformación humana, abordado por la doctrina y la teoría de la trascendencia humana: conceptualizada por la sabiduría védica, instruida por Buda e ilustrada por Cristo; la cual concuerda con los planteamientos de la filosofía clásica y moderna, y las conclusiones comparables de la ciencia: (psicología, psicoterapia, etc). Congruencia que prueba a la unión inseparable de la fe y la razón, revelada metafóricamente por Cristo al ciego de nacimiento para hacer un juicio justo a fin de disolver las falsas certezas de la fe que nos que llevan a conclusiones erróneas que nos confunden, conflictuan y enajenan, haciéndonos ciegos a la verdad. La actual controversia entre la fe y la razón, la ciencia y la religión, se inició en el Areópago cuando los helénicos cuestionaron a San Pablo sobre la relación entre las enseñanzas de la doctrina judeo cristiana y las enseñanzas de la filosofía helénica, es decir la relación entre la fe y la razón. Y San Pablo se salió por la tangente arguyendo que el Dios desconocido de los helénicos, era el Dios de Israel, siendo que todos los dioses del Olimpo habían sido derogados por la razón. Convirtiendo el cuestionamiento en controversia, y la controversia en paradoja al separar San Pablo la fe de la razón; lo cual ha mantenido perpleja a la humanidad desde hace dos milenios en espera de una respuesta satisfactoria. Convirtiendo el fideísmo bíblico en una potentísima incubadora de generaciones de estultos en gran escala. El humanismo secular cristiano toma a Cristo como ejemplo de lo que es la trascendencia humana, por eso lo sigue, no como Dios, sino como hombre. El subdesarrollo espiritual de los pueblos cristianos se debe a los falsos valores del fideísmo bíblico que promueve la religión chatarra judeo cristiana en que hemos sido adoctrinados desde la infancia. Es hora de impulsar nuestro desarrollo espiritual, promoviendo los valores supremos de la trascendencia humana y la sociedad perfecta que promueve el humanismo secular cristiano: www.scribd.com/doc/17694382/EL-HUMANISMO -SECULAR -CRISTIANO -Y -EL -DESLINDE -OBJETIVO -DEL –CAMINO –ECUMÉNICO

MANUEL dijo...

JESUCRISTO , PERDONAD Y SEREIS PERDONADOS ,CASTIGAD Y SEREIS CASTIGADOS Y YO ATEO HASTA LOS 33 AÑOS TE DIGO QUE EL SEÑOR TE PERDONE.