25 julio 2010

Orquestas gubernamentales

El otro día leí en el blog de Jony algo sobre unas botas: la policía canadiense en Montebello detuvo a unos manifestantes violentos que, ¡casualmente!, llevaban las mismas botas que ellos. En casos como estos no hace falta ni siquiera insinuar, y mucho menos dejar entrever, que todo gobierno tiene como (pre)ocupación fundamental manipular la percepción de la realidad de sus ciudadanos.

Pero ya te imaginas: los suben a la furgoneta esposados y, una vez dentro, con las puertas cerradas, les quitan las esposas y se echan unas risas. Aunque para risas las que se echan los políticos de la cumbre del G-no-sé-cuántos a costa de los miles de millones de habitantes del mundo, entre los que estamos tú y yo.