28 agosto 2010

Y al principio fue el GTA


He aquí un fotograma de la película The visitor (muy recomendable: una bofetada al sistema racista de inmigración de Estados Unidos) en el que se puede apreciar la irrupción y constante presencia del GTA en la vida y en la muerte. Ya lo dicen las sagradas escrituras: "Y al principio fue el GTA", por lo que los más insignes teólogos concluyen que la vida humana está hecha de pequeñas partículas cuya unidad conforma el ser superior al que llamamos GTA y que podemos encontrar en la calle o en el cine, en un bar o en una estación de tren, porque la realidad fue hecha a imagen y semejanza del GTA, y el hombre, sus acciones, su tecnología y sus ciudades no son más que un difuso reflejo de la existencia primera y fundadora del GTA.