28 septiembre 2010

Del toreo o de la persistencia de la infamia

El arte el desastre La masacre propiciada por el toreo -¡un toricidio!- es una infamia, una bellaquería, una vileza. El torero es un torturador de animales, y sus espectadores son cómplices que, sedientos de sangre y enajenados, vitorean a un exterminador de vidas. Así se divierten.

¿Ésa es vuestra diversión? Porque la tradición no es vuestra, sino de unos humanos bárbaros, incivilizados, primitivos. Si asumís como vuestra la tradición, asumís como vuestra la barbarie, la vileza y la supina ignorancia.

Vosotros que matáis a los toros por diversión deberías advertir que, por eso mismo, sois burros, pero afortunados, porque en este país de paradojas no es legal torturar burros con lanzas y arpones y matarlos con una espada.

3 comentarios:

Torcuato dijo...

Yo estoy en contra de los toros, y aquí lo tengo claro: No voy a los toros. Que pague "fiesta" de toros el que vaya a ella.

Un abrazo.

Tesa dijo...

Por lo visto, atarles teas ardientes a los cuernos es un simple adorno festivo para que el bicho disfrute otro tipo de fiesta muy honorable.
Qué hipócritas somos.

Un saludo.

Ed. Expunctor dijo...

--> La fiesta la pagamos todos. Creo que los Presupuestos Generales del Estado de este año 2010 destinaban unos 42 millones de euros en subvenciones. Esos 42 millones de euros eran de todos nosotros. A eso súmale lo que dan los ayuntamientos, las comunidades, etc.


--> Si el hombre es capaz de humillar a otros hombres, cómo no va a serlo, y en qué medida, para humillar a otros animales (también irracionales).