22 septiembre 2010

Practicante

R E C U E R D E:

aquí practicamos

un ateísmo

sin concesiones

y sin ánimo de lucro.*


*[No como otros: "Durante el año 2010 el Estado entregará, mensualmente, a la Iglesia Católica 13.266.216,12 euros [Ley 26/2009, de 23 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2010]" (2.207.312.635 pesetas al mes). Esto quiere decir que la Iglesia recibe, anualmente, y sólo del Estado, 159.194.593,44 € (26.487.751.620 pesetas). A esta cantidad añádanle lo que la Iglesia recibe de otras entidades, autonómicas y locales, y de las limosnas -¡las limosnas!- que le dan porque las pide -¡sigue pidiendo limosnas, la muy desvergonzada Puta de Babilonia!-.

16 comentarios:

Torcuato dijo...

Yo no soy católico ni lo seré. Pero tampoco de ninguna otra religión que me diga hasta como debo cagar.
Hay diferencia entre religión(organización) y espiritualidad(libertad).
Dicho esto es inmoral que se financie de esa manera a la iglesia.

Un abrazo

Ed. Expunctor dijo...

El espíritu no existe: no hay espíritu: hay cerebro.

MEG dijo...

¡¡VERGONZOSO!!

Torcuato dijo...

Y dentro del cerebro está la glándula pineal. Indaga, si te place, en sus funciones.
Un abrazo.

Juan dijo...

Está muy bien que seas ateo, agnóstico, adorador de Buda, Mahoma o del mismo Satán; muy bien también que despotriques por las cartas que te envía el párroco de no sé dónde, y hasta que te excite el tema católico a perpetuidad... Pero -y lee bien, que tonto no eres y lo entenderás a la primera-, las aportaciones a la Iglesia son voluntarias, y el Estado es un mero intermediario en ese proceso.

Si el tiempo que dedicáis tú y tus correligionarios a vomitar chorradas anticatólicas -y digo bien- lo empleaseis en ayuda social, puede que las aportaciones a la Iglesia fueran prescindibles.

Supedita tus deseos y vacilaciones a la razón, de la que a veces parece careces.

Por cierto, al margen de ciertos contenidos... Buen blog el tuyo.

Ed. Expunctor dijo...

--> Torcuato: no sé qué habrás leído sobre la glandula pineal, pero no tiene absolutamente nada que ver con ningún espíritu.

--> Juan: Soy ateo, y, como tú también sabrás, las "aportaciones" de las que yo hablo están reguladas por la Ley de Presupuestos Generales, si has leído la entrada, y ello en función de los Concordatos que en su momento estableció el Estado Vaticano con determinados países, entre ellos el nuestro, gracias al poder omnímodo del que siempre gozó esta Puta de Babilonia. La Iglesia es responsable (es responsable: en presente) de los crímenes que cometió en el pasado y sigue cometiendo en el presente: crímenes de sangre, genocidios, torturas de todo tipo, decapitaciones, quema de brujas, de herejes, aniquilación del pensamiento, exterminio de libros y de textos de la antigüedad, en fin, la lista es casi INFINITA en los 1800 años que lleva funcionando esa secta religiosa.

Por otro lado, no tiene ninguna importancia que las limosnas sean voluntarias: la gente las da bajo el entendimiento de que está haciendo buenas obras -¡buena obra es enriquecer aún más a los ricos vaticanos!- y de que se está ganando un poquito de cielo... A la Iglesia le dan limosna los ciegos (en sentido figurado). Y, lo dicen los Evangelios, esas obritas fantásticas: "es más fácil que entre un camello por el ojo de una aguja que un rico en el reino de los cielos", de modo que, sin ir más lejos, Ratzinger, no entrará en dicho reino, porque mira tú si tiene pasta el hombre. Y si no cuéntaselo a las otras sectas católicas, tipo Opus Dei, Legionarios de Cristo, Kikos, etc., etc., etc. ¿Y sabes por qué hay tantas sectas? Porque, además del Papa, hay otros hombres que anhelan tener poder sobre las conciencias y, sobre todo, recibir las limosnas que las conciencias atormentadas les brindan. ¿Recuerdas lo que pasó entre Pedro y Ananías y su mujer, y la venta de sus tierras? Pues eso es precisamente lo que sigue pasando: ni más ni menos.

Quizá deberías preguntarte por qué dedicamos tiempo a vomitar fuego contra la Iglesia. Resulta que esta Señora Puta de Babilonia Desvergonzada y Asesina por los siglos de los siglos nos ha jodido gran parte de nuestra vida: a todos, pero sólo unos pocos nos damos cuenta. Los demás estáis ciegos como la brea.

Además, ten en cuenta que yo no soy una O.N.G. ni un Colectivo Benéfico, y que no tengo por qué dedicar mi tiempo a "ayuda social". El Estado, gracias a los impuestos que pagamos, tiene dinero de sobra para hacer "ayuda social": más dinero tendría (25 mil millones de pesetas al año) si no le diera un puto duro a ese buitre carroñero bimilenario cuya sombra de terror se extiende por casi todo el mundo.

Mis deseos los supedito a la razón en función de la eumetría; vacilaciones en este punto no tengo ninguna: ya te he dicho que practico un ateísmo sin concesiones, radical. Por un lado existe la Realidad o Materia y, por otro, la Idealidad o Religión o Fantasía o Irracionalidad o Esquizofrenia colectiva.

Arenas dijo...

Para Juan:
Y usted está muy bien que sea una marioneta incapaz de pensar por sí misma, porque el condicionamiento religioso no se lo permite. Fíjese si no se lo permite que ni admitirá que está totalmente programado para no ver lo que entre en contradicción con (paradoja de paradojas) la mayor sarta de contradicciones, ilogicidades y mentiras de toda nuestra corta historia, esto es, la religión católica.
Si es que, finalmente, el cerebro no ve lo que no quiere ver, o lo que le da tanto miedo...
Y, por otro lado, después de insultar al señor Ed. se permite usted la "magnanimidad" de condescender a decirle que es buen blog el suyo...
Y digo que lo ha insultado no porque lo haya llamado "ateo, agnóstico, adorador de Buda, Mahoma o del mismo Satán", pues ni Buda, ni Mahoma, ni Satán, ni Jesucristo son otra cosa que ficciones, y como tales no tienen ninguna entidad real, y ser considerado ateo no es un insulto sino un honor, un piropo a la razón y a la inteligencia, decía pues, que no se puede entrar en la casa de alguien y decirle que "vomita chorradas anticatólicas" o que es un irracional. Ya sé que no podrá pensar sobre esto, carece de esa capacidad, se la cercenó la iglesia (para mí, con minúscula). En fin, ¡le perdonaremos! ¡No sabe lo que dice!
Saludos.

Juan dijo...

Ed., gracias sinceras por la extensión y razonado contenido de tu respuesta.

Y tú, Arenas, can cual Cerbero, me importa bien poco el perfil que me has hecho y qué interpretes erróneamente de mi primer comentario; dedícate a desenterrar tus huesos, que seguro aciertas más.

No pretendo extenderme mucho porque cuanto tenía que decir al respecto ya quedó dicho. Tan sólo deseo expresar una última cosa, y es que practicáis ambos las omnisciencia del Dios que negáis: Uno porque presupone ciegos a los que marcan la casilla de la Iglesia en su declaración, por no converger su actitud con lo que él entiende; otro/a porque presupone no sé qué condicionamiento religioso y tal, marioneta, blau blau, blau blau...

Yo respeto el ateísmo sí éste respeta la creencia religiosa; yo respeto la creencia religiosa si ésta respeta el ateísmo. ¿Por qué? Porque soy agnóstico, y si bien no puedo creer en algo de lo que no tengo certeza, tampoco puedo negarlo.

Llegué a tu blog por una búsqueda en el google: "sexo barroco". No sigo el blog de nadie más porque me importan nada sus bazofias (ya tengo bastante con las mías), pero el tuyo me gusta, y punto. Si mi opnión molesta guardaré respeto a esta casa y lo haré en el más absoluto silencio, que tampoco quiero que el can tricéfalo de la puerta se altere. Así será.

Un saludo.

Ed. Expunctor dijo...

No practicamos la omnisciencia de Dios: practicamos la ciencia de los hombres.

Tu agnosticismo es consecuencia de la fuerza brutal con que el pensamiento idealista se ha impuesto al mundo: tan fuerte es el arraigo del idealismo que aún te planteas la posibilidad absurda e ilógica de que exista un dios o algo trascendental.

Quizá algún día tengas suerte y se abra una brecha en la brea. Pero yo no te puedo convencer de nada: tu cerebro bloquea esa posibilidad, porque le gusta más la posibilidad de la eternidad...

En cuanto al respeto, ninguno para las religiones: en absoluto. Ya lo he dicho: no hay concesiones en este punto. Son una lacra para la humanidad: ruines, míseras, esclavizan a los hombres que habitan la tierra.

Torcuato dijo...

Cierto. No nos hemos documentado en las mismas fuentes.
Un abrazo.

Torcuato dijo...

http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=50615

Ed. Expunctor dijo...

No hay una diferencia esencial entre religión y espiritualidad: en ambos casos, trascendencia.
En cuanto a la válvula pineal, el pensamiento antiguo la consideraba una válvula espiritual, ciertamente, pero ése era un pensamiento mágico, primitivo, incapaz de conocimiento científico en éste y otros muchos puntos.

Actualmente es indiscutible su carácter neuroendocrino. Puede ser, ciertamente, "discutible", quiero decir que se puede discutir todo lo que se quiera, pero el hecho de la discusión no va a producir un cambio en su naturaleza puramente fisiológica, material, inmanente. Las glándulas no nos conectan con nada trascendental: lo trascendental lo inventa nuestra imaginación, que es tanto como decir determinadas zonas de nuestra corteza cerebral.

Torcuato dijo...

Lo que se cree, existe. No lo que existe, se cree.

Si hay diferencia entre religión y espiritualidad. La religión es un conjunto de leyes, la espiritualidad es nuestra comunicación con el todo, nuestra búsqueda de lo que somos. No fuera, sino dentro.
Un abrazo.

Ed. Expunctor dijo...

Lo que existe, existe. Lo que se cree no tiene por qué tener una existencia REAL: puedes creer en las hadas y éstas existen en tu imaginación.

La definición de "espiritualidad" que planteas suena a panteísmo, que no deja de ser una visión religiosa de la vida. ¿Y por qué rechazas lo que hay fuera? En cualquier caso lo que somos ya se sabe. A algunos les falta por saber si lo que son lo son porque así lo han querido o por una simple herencia que ya dura miles de años...

Un saludo.

Torcuato dijo...

Si. Puede que me acerque al panteísmo pero no lo tomaré como una religión sino como una filosofía. (Por ahí van los tiros).
Yo no rechazo lo de afuera porque todo es lo mismo, lo que ocurre es que nuestros comportamientos y vivencias ocurren por errores de comunicación con nuestro yo interior.

Por otro lado te diré que la ciencia de los hombres no es más que eso: De los hombres. En la mayoría de los casos actúa de forma integrista y no ha conseguido explicar nada de como funcionan las cosas. Cada cosa que explica no es más que una parte ínfima, un aislamiento del todo que lo único que hace es plantear muchas más preguntas. Es ese el motivo por el cual la ciencia oficial, es decir, la que tiene la pasta acalla a la no oficial. Para que no desmonte la gran montaña de teorías en las que se basa.

Un abrazo.

Ed. Expunctor dijo...

En cualquier caso, lo tomes como lo tomes, el panteísmo no deja de ser eso: una religión.

¿Cómo que la ciencia no ha conseguido explicar cómo funcionan las cosas? ¿?¿? Te explica desde cómo surge la vida hasta cómo se extingue, y desde cómo funciona un cubo hasta cómo se formó nuestro sistema solar; desde cómo funciona el aparato reproductor o el sistema inmunológico de un ornitorrinco hasta cómo funciona tu cerebro y por qué piensas como piensas. Si te parece poco...

La ciencia, evidentemente, es de los hombres, y explica, a día de hoy, muchísimas cosas. Pero fíjate: la ciencia es limitada, como la inteligencia; sin embargo, la religión, como la ignorancia y la estupidez humana, no tiene límites y te lo explica todo, hasta el sexo de los ángeles, y sin necesidad de experimentación ni de verificación: por arte de magia...

Un saludo.