28 octubre 2010

Voluptuosismo virtuoso

El virtuosismo voluptante
enternecido en la voluntad del cuerpo
voluta de humo voluptuosa
[ulula la vulva]
engrandecida en los vertiginosos
vórtices de la piel en la vorágine
[de la hembra más el macho]
del machimbra
del no-artefacto-sino-facto
de movimiento voluptuosísmico
no en lontananzas ni en sueños
sino en el aquí y el ahoramismo
perpetuos
como perpetuo el voluptuosismo virtuoso
péndulo de sensitivas carnes
no corporis en vano sino manos
desplegadas como paraguas, pararrayos
de seda hilados en sábanas que tienden a mantos
enormes e inmensos de seda
enormes mantos de seda (mis manos-tus manos)
(mis-tus) manos
mitómanos del voluptuosismo virtuoso
nunca pecado sino santificado y todo lo contrario
el erotismo sagrado por divino humano demoníaco no-artefacto-sino-facto
de hecho erótico
el vulgo no
sino selectivos
qué remedio
buscando el pacto que hizo Cupido cuando aún andaba sin alas
y era fauno sin cuernos
pero ahora Fausto Cornado logró el pacto sangrado
todo en regla
todo arreglado
ensangrentado
subrayado entendido y memorizado
ya no hay pasado
ya ni futuro ni hado ni fuegos fatuos
mésate las barbas en la meseta
no en la mesa maleducado
la mesa para tumbar la hembra y profanarla con todo el cuidado
posible
para no romperle las medias
para dejárselas enteras
de las dos piernas
las dos piernas agarradas por los tobillos
y despejada la entrada arremeter voráginemente
pero primero pausado absorto quedado tocado
iluminado revelado anunciando
el puro gozo gong gong susurrado
y entonces sí la vorágine
la caída al vórtice
el desenfreno
y las manos otra vez extendiéndose como estela de agujero negro creciendo
y adónde van los labios con su lava y su saliva
adónde las lenguas heridas
cómo se tensan los músculos
qué quieren las venas
por qué se detiene tres segundos el tiempo tres segundos enteros
todo detenido
todo pausado
tan sólo lo negro lo blanco lo perpetuo aniquilado parpadeando
y ya todo explotado
todo ya sepultado
por los párpados
ya caídos
ya cerrados

ya sólo tiemblan los labios