10 enero 2011

Fragmento de la entrevista de Eduard Punset a Sam Harris

« […] Eduard Punset: De hecho estáis estudiando la estructura neuronal que hace que tengamos o no tengamos creencias. Porque es tan extraño que debe de haber algo biológico, alguna estructura específica de conexiones neuronales para creer en la religión, para creer… en lo que decías.

Sam Harris: Bueno, de hecho, para creer en cualquier cosa. ¿Sabes? En mi opinión (aunque todavía hay que demostrarlo en el terreno cerebral, y estoy haciendo investigaciones neurocientíficas para probarlo), mi hipótesis es que las creencias religiosas son como las creencias normales: se produce un cuello de botella en algún lugar del cerebro, el lugar donde juzgamos si una proposición es verdadera o falsa…, con independencia de su contenido, con independencia del tipo de procesamiento necesario para saber si es verdadera o falsa. Si te planteara una proposición matemática y te preguntara si es verdadera, y luego te planteara una afirmación histórica y te preguntara si es verdadera, lo juzgarías y… para ello utilizarías distintas regiones de procesamiento en el cerebro, pero de algún modo el juicio sobre la verdad, la aceptación de ello como una representación del mundo, convergen. Así que eso me interesa, porque parece que es una respuesta muy emocional. Nos gusta en cierto modo cómo nos sentimos cuando determinamos que algo es verdadero, y lo rechazamos cuando lo juzgamos como falso. Así que creo que este mecanismo depende de procesos más fundamentales del cerebro relacionados con la recompensa. […] »


[Aquí, el libro de Sam Harris: El fin de la fe]

3 comentarios:

Lou dijo...

Si supiéramos como funciona el cerebro, nada, nada de lo que pensásemos/creyésemos tendría valor/importancia.

salud.

Ed. Expunctor dijo...

Entonces es mejor que no leas, desprecies el conocimiento y permanezcas en la ignorancia...

Quizá tampoco quieras saber cómo funciona la empresa de altos vuelos: El libro negro de las marcas.

Lou dijo...

Ya me cuentas como salir de esta sociedad, creo que todos sabemos como funciona, pero la otra opcion es irme a una isla desierta, así por lo menos yo no haria daño. Cómo salir del consumismo??