22 enero 2011

Fricciones

La piel propia rozándose
estremecidamente
con una piel ajena
insiste en la fricción
hasta erizar sus poros
en géiseres abiertos
y estriamientos volcánicos
con la erupción más hábil
y el más lábil contacto:

el fundimensionarse
de las neuronas rojas
en las sinopsis blancas:

el éxtasis, la nada,
completamente todo,
vacío en absoluto,
hasta caer derrengado:

transitorio saciarse
del pensamiento puro
al que llaman pecado
de lujuria o lascivia
pero que es la pureza
más viva y más llena
que jamás se ha nombrado.