20 mayo 2011

Acampada Lisboa 19-M / 20-M

He vuelto hace un rato de la acampada. Llegué sin conocer a nadie y ahora conozco a bastante gente, aunque sólo de algunos sé el nombre. Gente dispar, de diversas tendencias, ideologías, pensamiento, forma de vida; trabajadores unos, estudiantes otros, otros parados: todos descontentos, indignados con la forma de gestionar la sociedad que tienen los políticos de nuestros países y que nos ha llevado a la situación en la que nos encontramos.

Yo, si bien no estoy de acuerdo con el modo de plantear algunas cuestiones por parte de algunos de los ciudadanos que allí se expresaron, considero que este es un momento importante para dar un primer paso de cara a una mejora de nuestra sociedad, pues si en algo estábamos de acuerdo todos los allí reunidos, españoles y portugueses, es que los políticos que teóricamente nos representan, en la realidad no tienen ni remotamente en cuenta nuestros intereses reales, las verdaderas preocupaciones de la inmensa mayoría de los ciudadanos.

A partir de las 19.00 empezó a llegar gente. No conté cuántos, pero a ojo creo que habría entre 120-200 personas en el momento de máxima afluencia. La policía nos invitó a abandonar la acera -ciertamente en aquella acera estrecha no cabíamos todos e interrumpíamos el tráfico- y nos fuimos cinco metros más allá, donde está la estatua de la Grande Guerra. Poco a poco fueron llegando megáfonos, habló quien quiso, calló quien no quiso hablar, se charló sobre el rumbo a seguir.

A las 21.30 se hizo una asamblea, donde hubo un número más o menos similar de españoles y portugueses, y se acordó:


— Hacer hoy, a las 18.00 h. una reunión ciudadana frente al Consulado español.

— A las 19.00 h., trasladar la reunión a Rossio.

— A las 22.00 h., hacer allí una asamblea general.


A lo largo de la noche se siguió hablando, poco a poco se fue yendo la gente y dormimos allí 37 personas. Todo transcurrió sin ningún tipo de incidentes. Esta mañana hemos desayunado y, charlando, se ha propuesto:


— Una comida a las 14.00-14.30 h. Quien quiera que vaya y que lleve cualquier cosa.

— Que a la reunión de las 18.00 h. quien quiera se lleve una cacerola o instrumento musical similar para hacer un poco de ruido en señal de protesta.


¿Y tú quieres cambiar algo? En el sofá de tu casa no haces nada. Dándole al "Me gusta" del Facebook tampoco.

Sal a la calle. Exprésate.


----------------------------------------------------------

Otros textos sobre Acampada Lisboa en este blog

----------------------------------------------------------