01 octubre 2012

Góngora vivió por encima de sus posibilidades


«En 1617, un año antes de ordenarse sacerdote, es nombrado capellán del rey Felipe III y se traslada a Madrid, donde mantendría una gran amistad con el conde de Villamediana. Aficionado al juego y al lujo, sigue empeñado en vivir por encima de sus posibilidades, lo que hace que sus deudas crezcan hasta el extremo de que en 1625 es desahuciado de su casa por no pagar el alquiler. Entonces se traslada a Córdoba, donde, derrotado y enfermo, muere. Meses después se publican sus obras, que la Inquisición retiró.»

[José Mª Plaza: Entre el clavel y la rosa. Antología de la poesía española,
Madrid, Espasa, 2004, p. 95.]