24 junio 2013

Incertidumbre indeterminada


Yo no sé
adónde iremos,
cuánto camino
vamos a cubrir juntos,
cuánto tiempo nos atará el anhelo,
la intriga más curiosa,
el más íntimo empeño.

Yo no sé
cuándo acaba una musa,
ni cuándo muere un poeta,
tan solo sé que ahora
riges mi pensamiento, y lo raptas:

de tal secuestro nace mi sonrisa,
y tu mirada nace
donde yace el deseo.

3 comentarios:

Ficticia dijo...

Nunca sabemos el tiempo que algo durará, supongo que solo podemos ser conscientes de ello e intentar disfrutar del tiempo compartido...

Besos.

Ed. Expunctor dijo...

Lo único que sabemos del futuro es que nada sabemos sobre él..., salvo la inevitable conversión en mar.

pecadora dijo...

nunca pierdas la sonrisa ,se pierden muchas cosas en el camino pero con una sonrisa la vida es mas simpática.