12 enero 2014

Tostadas con orgasmos

Me sentí como una reina,
me dijo después de irse.

Yo solo le hice el amor
y le lamí todo el cuerpo.
También le hice unas tostadas
con tomate y con orgasmos.

Le ofrecí varias posturas
y una serie de caricias
que recorrieron su espalda
y su anhelo más oscuro.

También le di chocolate
y le ofrecí hierba buena,
pero me dijo que solo
se fumaría mi sexo
hasta extraerle el humo
que le regara sus pechos.

Exhaustos ya nos dormimos,
y se fue luego al trabajo
con una sonrisa indómita
y un brillo blanco en sus labios.

2 comentarios:

pecadoratres dijo...

Me encanta leerte .,sigues pareciendome genial,un besote

Ed. Expunctor dijo...

:)