23 febrero 2014

Materia incenciada


Ella es una mujer bella
como pronunciar su nombre
en lentísimos susurros
en el camino de vuelta.

Por el retrovisor veo
a la vuelta de la playa
cómo se abrasa todo:
la tierra bosteza llamas,
ardiendo rompen las olas,
el aire está calcinado,
el cielo cae como lava.

Yo aún soy carne que tiembla
por ser materia incendiada,
mas ya me van persiguiendo
los fuegos y las fogatas.