18 abril 2014

Al horizonte de todos

[Marcos Ana: Decidme cómo es un árbol. Memoria de la prisión y la vida]
«Hoy nadie puede sentirse seguro en su pequeña libertad si considera ajena la esclavitud de los otros. Aunque sea por instinto de conservación, en el mundo de hoy, el ser humano debe ser solidario, tiene que implicarse para defender la paz, la libertad y la seguridad de los suyos. Una guerra en cualquier rincón del planeta puede terminar incendiando nuestra casa. Pero una voz no basta, hay que unirla a la voz de los demás y globalizar la acción para defender nuestras vidas.
Como decía el gran poeta francés Paul Eluard, "En nuestro tiempo, hay que pasar del horizonte de uno al horizonte de todos".»