22 julio 2010

Racionales vs. Irracionales

Tradicionalmente se ha dicho que los seres humanos son seres racionales, frente al resto de seres vivos, que son irracionales. Sin duda, esta afirmación es radicalmente discutible por ser completamente falsa.

Todos sabemos que hay muchos seres humanos irracionales: personas que -¡por puro determinismo!- creen en dioses, vidas ultraterrenas, paraísos celestes, infiernos, pecados, milagros, almas, demonios y todas esas fantasías a las que otorgan la condición de realidad.

De modo que los seres humanos se dividen, a su vez, en seres humanos racionales y seres humanos irracionales.

No pierda de vista esta distinción. Es fundamental.

¿A qué tipo de seres humanos pertenece usted?

4 comentarios:

MEG dijo...

Yo soy persona humana racional, que diría Mirete.

Al no creer en cosas irracionales, me tengo por un ser humano racional.

Es más, las exaltaciones religiosas tan típicas de este país las veo más desde un punto de vista antropológico-mitológico que desde el tan cacareado fervor religioso.

Porque ahí tenemos otra disyuntiva, hay seres humanos irracionales muy devotos de la Virgen del Carmen y del Cristo de la Preciosísima Sangre, pero luego obvian seguir los supuestos dictados morales de esas religiones y se comportan como seres auténticamente amorales.

Ed. Expunctor dijo...

Por supuesto: esto último que apuntas es una muestra de la existencia de la irracionalidad dentro de la propia irracionalidad: seres humanos metairracionales.

Saludos!

prometeo dijo...

Yo por creer, sólo creo en Iniesta y en la bendita y virginal madre que lo parió. En realidad no sé en que me convierte eso. Irracional sin duda. Muerto el raciocinio y la cordura, el siguiente tipo de seres humanos es el mío.

El ser humano teme lo que ignora. Y del temor (¿ignorancia?) nace la religión. Y de la religión, abanderando una supuesta salvación, nacen los que de ella se lucran. Personalmente han dejado de interesarme de hace tiempo. Sus pecados, a mi parecer, son veniales comparados al día a día que se ve (ven) en telediarios.
Un abrazo fuerte Ed.

Ed. Expunctor dijo...

¿Y cuando lo que se ve en el día a día es una consecuencia directa de esta orquestación religiosa que ya dura dos milenios...?

¡Paz!