05 abril 2006

Sus manos

Cavan
sus manos cavan la noche
con una pala de hierro y madera
violan la tierra sagrada
y esculpen en sus entrañas
fosas de pliegues romanos

Giran
sus manos giran el barro
con pulso de piedra y de años
modelan otra urna difunta
y graban en sus costados
siluetas sin tiempo ni espacio

Pulsan
sus manos pulsan botones
con índices ciegos mecánicos
invocan el último fuego
y convierten en vana ceniza
cuerpos sin sangre ni llanto

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bueno! Viendo los comentarios del blog de Jony vi que tenias tu propio blog, y le he echado un ojo.

Quique
Saludos!

Ed. Expunctor dijo...

Ele, Quique! Nada, Jony es el responsable de esto... Además, me lo va a decorar con movidas y tal, se va a quedar chulo. Saludos, Artehuno...!

Che-angrod dijo...

No esta nada mal, pero le encuentro un acento excesivamente prosaico. Sin embargo la expresión es poéticamente bella y correcta.

Ed. Expunctor dijo...

Hola, Marcos. Yo el prosaismo no lo veo, pero eso va con cada ojo. Por otro lado, creo que en poesía no hay "expresiones correctas": hay ritmo, que -considero- es el elemento definitorio de lo poético: sin ritmo no hay poesía; yo lo persigo, a veces lo cazo, a veces se me escapa; a veces romper el ritmo tiene una semántica y eso nos salva y nos deja aún en la poesía; a veces la expresión arrítmica (mira qué cosas: he dicho "arrítmica" para referirme a la ausencia de ritmo, pero también es relativo a la arritmia, una enfermedad...) expulsa al texto del mundo de la poesía; a veces etcétera.
No obstante, gracias por tus comentarios. Salud!