19 abril 2014

El nuevo presidente de Murcia “habla” sobre el soterramiento


Se ve que en la Región de Murcia hay un nuevo presidente (yo no sé quién lo ha elegido), porque el anterior quiere jubilarse en Europa. El nuevo, Alberto Garre, ha sido entrevistado por La Verdad. En la web del periódico han colgado un video con 3 minutos de la entrevista.
Es interesante verlo hablar. Nótese que, a lo largo de la entrevista, el entrevistado apenas enseña la mano izquierda, que se refugia bajo la mesa, y en las pocas ocasiones en que sale de su escondite, se agarra al borde de la mesa, haciendo presa en ella; y su mano derecha “repta”, se desliza sobre la mesa casi todo el tiempo.
Me ha llamado la atención que se toque la nariz cuando dice: “La ley lo autoriza así, la Red Natura lo autoriza así” (min. 0:43).

[minuto 0:43 de la entrevista]
 Este gesto, esta microcaricia, es un clásico en los manuales de lenguaje no verbal, y se le atribuye el siguiente significado: "Eso me molesta, pero debería poder ganar sirviéndome de ello. Todo está dicho". Lo destaco especialmente porque es la única vez en todo el tiempo que vemos de entrevista (tres minutos y siete segundos) en que se toca la cara, lo cual no es natural: ha reprimido (supongo que sus asesores se lo habrán dicho) toda microcaricia, microfijación y micropicor. Pero esa se le ha escapado. Es interesante porque la microcaricia en la nariz contradice frontalmente la seguridad que intenta comunicar con su mano derecha.
Como no tiene desperdicio, transcribo la parte de la entrevista referente al soterramiento. Indico entre paréntesis y en cursiva y en negrita algunos gestos significativos que realiza mientras habla:

«Pregunta: ¿El soterramiento es irrenunciable en cualquiera de los supuestos?
Respuesta: (Ocultando las dos manos bajo la mesa) En cualquiera de los supuestos.
Pregunta: Quiero decir, ¿aunque eso suponga el retraso en la llegada?
Respuesta: Bueno, vamos a ver (saca las manos; con la izquierda se agarra a la mesa, con la derecha repite los deslizamientos sobre la mesa), yo creo que nadie entendería, ¿eh?, que hubiera que retrasar la llegada del AVE a que esté el soterramiento hecho, o sea, que no pase el AVE durante tres meses, seis meses, por ejemplo, ¿eh?, por superficie y que puedan aprovechar durante ese tiempo los murcianos eeeee esa nueva forma deeee de comunicarse porque está por hacer un túnel de doscientos o trescientos metros (aquí, min. 1:58, abre y muestra las manos como cualquier político que quiere dar la impresión de seguridad en lo que dice), no lo sé, no conozco las características deeee del soterramiento porque no soy técnico en esa materia. Si puede llegar antes, llegará, y si… y si el túnel, mmmm el soterramiento no está hecho todavía pues se… se hará a continuación, lo que no renunciamos es al soterramiento (min. 2:04, se lleva las manos al pecho, con los pulgares apuntando hacia él y el resto de sus dedos tocándose la corbata), y lo que no renunciamos es a que llegue el AVE lo antes posible. ¿Por qué hay que retrasar la llegada del AVE porque lógicamente una vía soterrada lleva mayor… mayor tiempo? Yo creo que… que es de sentido común, ¿no?, que esto se puede admitir, yo en cualquier caso mañana lo voy a hablar con el presidente de la Plataforma eeeh pro-Soterramiento, y me imagino que él pues me alumbrará más ideas de las que incluso yo pueda tener, ¿eh?, (aquí, min. 2:47, mientras con la mano izquierda se agarra a la mesa, pasa el brazo derecho tras el respaldo de la silla) y a partir de esa entrevista pues… pues a  lo mejor aprendo más cosas (min. 2:47, contiene la risa, en consonancia con el gesto de pasar el brazo tras el respaldo), pero yo creo que hay un millón quinientos mil murcianos que lo que quieren es que el AVE llegue lo antes posible, y luego hay, y luego hay un montón de gente también que lógicamente lo que quiere es que llegue soterrado, y nosotros no renunciamos al soterramiento, ¿cómo vamos a renunciar al soterramiento?, si ya se admitió por el anterior gobierno y por este también lo vamos a apoyar (aquí, min. 3:05, coge el bolígrafo).»

18 abril 2014

Al horizonte de todos

[Marcos Ana: Decidme cómo es un árbol. Memoria de la prisión y la vida]
«Hoy nadie puede sentirse seguro en su pequeña libertad si considera ajena la esclavitud de los otros. Aunque sea por instinto de conservación, en el mundo de hoy, el ser humano debe ser solidario, tiene que implicarse para defender la paz, la libertad y la seguridad de los suyos. Una guerra en cualquier rincón del planeta puede terminar incendiando nuestra casa. Pero una voz no basta, hay que unirla a la voz de los demás y globalizar la acción para defender nuestras vidas.
Como decía el gran poeta francés Paul Eluard, "En nuestro tiempo, hay que pasar del horizonte de uno al horizonte de todos".»

10 abril 2014

Aquí la poesía tiende la ropa


Por lo común, la poesía tiende a sublimar la realidad, pero hay momentos en que la realidad es tan sublime que no puede ser sublimada: ni por la poesía, ni por la música, ni por nada, tan solo por otra mirada suya, por otra caricia de sus manos, por otro beso u otra palabra nacidos de sus labios.
En tales momentos, la poesía solo tiende la ropa y deja que se seque mientras contempla cómo el sol y otras estrellas exhalan el humo del último suspiro.

31 marzo 2014

Solo contigo

[Julio Medem: Caótica Ana]
«Yo no quiero vivir siempre.
Yo solo quiero vivir contigo.
Ese es mi deseo.»

30 marzo 2014

Soneto


Mis ojos vinculados a tus manos
esperan solamente reencontrarte
para poder de nuevo contemplarte
y de ilusión latir, mirarte ufanos.

Desean encontrarse más cercanos
a tus ojos esquivos, abrasarte
alegre, la mirada capturarte
y nombrar a tus labios soberanos

del reino de mi cuerpo y de mi nombre.
Me arrojo incinerado a tu regazo
y a tu antojo le dejo mi destino:

tal manojo de anhelos es el hombre
que quiere consumirse por tu abrazo
y enterrarse en tu fondo submarino.

27 febrero 2014

Incertidumbre devoradora

Me interroga y se preocupa.

La incertidumbre la devora
mientras hablamos de rock y de Dvořák.

Teme que persiga otros destinos simultáneos,
teme una burla,
teme un engaño.

Yo me arranco con el arco
del violín el hipocampo
y le entrego mis deseos
y mis memorias.

Y busco el eclipse de sus labios,
los cometas de sus ojos,
la supernova de sus manos.

25 febrero 2014

Tras mis párpados


Ella es esperantista
y yo, un esperanzado
del destello de sus ojos
y el eclipse de sus labios.

Me gusta cómo se encienden
sus palabras tras mis párpados,
cómo ríe y cómo danzan
tan elásticos sus pasos.

¡Y qué escándalo en sus gestos,
qué explosiones en sus manos!

Quién fuera teclas de piano
que acariciaran sus dedos…

24 febrero 2014

«Dominĭcus dies»



Los domingos son el centro
de todas las miradas.

Los titulares de los periódicos
de todo el universo
hablan de los domingos
como de un mesías que viniera a renovarnos.

Alabanzas sin balanza ni mesura.

El domingo
resucitamos.

En todas las cadenas de televisión y radio
el domingo es el blanco
de todas las palabras.

El día del sol
nos incendiamos.

Dios murió el jueves
y el domingo nació Ella.

23 febrero 2014

Materia incenciada


Ella es una mujer bella
como pronunciar su nombre
en lentísimos susurros
en el camino de vuelta.

Por el retrovisor veo
a la vuelta de la playa
cómo se abrasa todo:
la tierra bosteza llamas,
ardiendo rompen las olas,
el aire está calcinado,
el cielo cae como lava.

Yo aún soy carne que tiembla
por ser materia incendiada,
mas ya me van persiguiendo
los fuegos y las fogatas.

15 febrero 2014

Poema difunto de destinataria

Arrójame intacta tus células.

Hay una química inherente
a tu sonrisa y tu mirada,
una reacción multiorgánica
que me tiembla hasta las pestañas.

Deváname los nervios, roza
las membranas de mis sueños,
tú subterránea, tú absoluta,
tú aérea, tú, inconclusa.

Sintoniza mi más profuso
deseo
en el dial de tu esqueleto,
arde en mis pupilas, vulnérame
instantánea, flamenca y órfica,

estrella,
cuerpo celeste que iluminas,
bello, la lejanía.

27 enero 2014

Merecía que lo apalearan

[Fragmentos presocráticos: De Tales a Demócrito]
Heráclito de Efeso: «Homero merecía que lo expulsaran de los certámenes y que lo apalearan, y Arquíloco, otro tanto.»

12 enero 2014

Tostadas con orgasmos

Me sentí como una reina,
me dijo después de irse.

Yo solo le hice el amor
y le lamí todo el cuerpo.
También le hice unas tostadas
con tomate y con orgasmos.

Le ofrecí varias posturas
y una serie de caricias
que recorrieron su espalda
y su anhelo más oscuro.

También le di chocolate
y le ofrecí hierba buena,
pero me dijo que solo
se fumaría mi sexo
hasta extraerle el humo
que le regara sus pechos.

Exhaustos ya nos dormimos,
y se fue luego al trabajo
con una sonrisa indómita
y un brillo blanco en sus labios.

Despiste en Breaking Bad: las gafas de Walter

Al final del capítulo 13 de la 5ª temporada, cuando Todd, el tío Jack y los demás nazis comienzan a disparar contra Hank y su compañero Steve Gómez, Walter, que ya estaba con las manos esposadas tras la espalda en el asiento de atrás del todoterreno de Hank, se tumba para evitar las balas, y en ese momento pierde las gafas, como se aprecia en el siguiente fotograma:

[Breaking Bad, 5x13]
 Al principio del capítulo 14 de la 5ª temporada, cuando el tío Jack va a matar a Hank, Walter se reincorpora para decirle a Jack que no lo haga, y tiene las gafas puestas, algo imposible dado que tenía las manos esposadas tras la espalda: 

[Breaking Bad, 5x14]

Usamos este número incluso en el culto a los dioses

[Fragmentos presocráticos. De Tales a Demócrito]

«Aristóteles, Acerca del cielo, 268a10 (58B17). Pues, como afirman los pitagóricos, el todo y las cosas todas se definen en el número tres, y es que el fin, el medio y el principio componen el número de todo y su número es la tríada. Por ello lo hemos tomado de la naturaleza a modo de sus leyes y usamos este número incluso en el culto de los dioses.»

06 enero 2014

Poema para Hortensia

La más bella flor que en la Música encontrara.


-Tus ojos por un poema.

Hortensia es la flor más viva,
la fémina más hermosa,
la mujer más desmedida.

-Tu mirar está inundado
de esperanza; tus pupilas,
incrustadas de esmeraldas,
y de anhelos y alegrías.

Hortensia florece en Musik
al tiempo que nace el día.
Ella buscaba un cigarro
y yo encontré sus mejillas,
tan dulces como el rumor
que provocan las caricias.

-Tus ojos pintados trazan
sueños de malabarista
donde en una cuerda verde
las pasiones se deslizan
y hacia el vértigo profundo
por amor se precipitan.

Hortensia baila sus pétalos
siguiendo el son de la brisa.
Ella caminaba grácil
como una flor danzarina
cuyos gestos representan
la belleza sin espinas,
el más puro movimiento,
la expresión más conmovida.

-Tus ojos por un poema.
Por un poema, tu sonrisa.

18 diciembre 2013

O negación de los ciudadanos

«Los textos de la ley francesa, desde la Declaración de los Derechos del Hombre hasta la Constitución de 1958, reconocen legal y jurídicamente la posibilidad de un derecho del incumplimiento o insurrección. El artículo 21 de la Constitución estipula: cuando «el Gobierno viole las libertades y los derechos garantizados por la Constitución, la resistencia en todas sus formas es el derecho más sagrado de todos y el más imperioso de los deberes». Derecho sagrado y deber imperioso: las palabras tienen mucho peso y significan que más allá de la ley y del derecho, no queda nada al arbitrio de los que tienen como tarea hacerlos respetar, sino una concepción del hombre y de la humanidad que no puede avenirse con crímenes, muertes, desprecio, indignidad o negación de los ciudadanos.»
[Michel Onfray: Manual de Antifilosofía]

10 diciembre 2013

Luz

El amor será ciego,
pero me gusta hacerlo
con la luz encendida.

01 noviembre 2013

Musa acuática y lasciva

Acuática y desnuda en la piscina,
apareces expuesta como musa
sin reparo, sin miedo y sin excusa
e inspiras la emoción más clandestina.

Semejas una ninfa submarina
que al poeta le mostrara su profusa
carne y su blanca imagen inconclusa
que tienta, hipnotiza e ilumina,

pues de luz estás hecha y de penumbras,
de barro y de lujuria, de pasiones
infinitas, profundas, y sonrisas

que a compartir por instinto acostumbras,
y por ser diosa llena de emociones
libres, lascivas, bellas e insumisas.

29 octubre 2013

La fiesta perpetua

Expuesta, casi fiesta,
casi venus perpetua.

Tu cuerpo se insinúa
de la luz a la sombra,
funámbula en el agua
cálida y tentadora,
pura mujer primera
que bailas la postrera
danza en la piscina.

Quieta, casi desnuda,
apoyada en la esquina,
tan cómoda suspiras
hacia el cielo y me miras
con los ojos cerrados
y con la boca abierta,
hecha toda destellos,
hecha toda planetas
que se mueven despacio
entre luz y entre sombra,
y que ahora se esconden,
y que ahora deslumbran.

27 octubre 2013

Y disputarte celoso a la codicia de la muerte


«Agua quisiera ser, luz y alma mía,
que con su transparencia te brindara;
porque tu dulce boca me gustara,
no apagara tu sed, la encendería.

Viento quisiera ser; en noche umbría,
callado hasta tu lecho penetrara,
y aspirar por tus labios me dejara
y mi vida en la tuya infundiría.

Fuego quisiera ser para abrasarte
en un volcán de amor. ¡Oh estatua inerte,
sorda a las quejas de quien supo amarte!

Y después para siempre poseerte,
tierra quisiera ser y disputarte
celoso a la codicia de la muerte.»


Anhelos, de Francisco Rodríguez Marín (1855-1943).

10 septiembre 2013

Las tres Gracias


En la puerta de Boutique
encontré a las tres Gracias
una noche de verano
cuando los grillos cantaban
sus baladas al amor
y a la belleza sagrada.

No eran estas mujeres
cárites de Grecia clásica,
sino féminas modernas
que sobre un coche recreaban
la imagen que los artistas
de este mito dibujaran,
pero no de pie desnudas,
sino vestidas, sentadas.

Sus nombres no eran tampoco
Talia, Eufrósine y Aglaya,
ni tenían en sus manos
un velo o una manzana,
y siendo las situaciones
tan distintas por lejanas,
la esencia era la misma,
pues las mismas son las Gracias.

Yolanda, Eulalia y María
son los nombres de estas damas
que jugaban como ninfas
sobre el móvil derramadas
haciéndose algunas fotos
en el Centro de la Fama;
mas Mari, Lali y Yoli
gustan ellas ser llamadas,
sin saber que de esta forma
se evoca a las cortesanas
que adoraban los poetas
de las centurias doradas,
donde Fili, Lisi o Clori
son el centro de alabanzas
por el incendio en que arden
sus ojos como esmeraldas,
sus cabellos como soles,
sus bocas como granadas,
y por cómo les consumen
a los poetas el ánima
con sus silencios glaciales
y su altivez calculada.

Mas ni las cárites griegas
ni las doncellas romanas,
ni las Filis deslumbrantes
ni las Lisis soberanas
alcanzan la cegadora
belleza de estas tres Gracias
de curvaturas modernas
y de miradas ingrávidas
que hipnotizan inconscientes
y me secuestran el alma.

Lali es la morena hembra
que alumbra mis madrugadas
y me sentencia a un destino
de volcanes y de lava:
con el fuego de sus ojos
sin piedad mi ser arrasa,
como un huracán de estrellas
que me enterrase sin pausa
en un abismo de luz
y de lujuria hierática,
y encendiera mis carnales
y mis telúricas ansias
de ser un hombre de barro
que entre sus manos se abrasa.

Yoli es la reina que rubia
ilumina mis mañanas
con la alegría divina
que su melena devana:
sus cataratas de oro
y de pasión desbocada
embotan toda razón
con sus tenaces fragancias,
dejándome a la deriva
en la voluptuosa magia
de sus piernas tentadoras
vestidas con minifalda,
promesas de paraísos
donde el olvido naufraga
y el placer nace puro
y dulce como palabras
que sus labios desbordantes
en susurros pronunciaran.

Mari es la diosa más pura
que mito alguno creara:
su cuerpo hecho de auroras
y de dulces añoranzas,
sus mejillas de relámpagos
y de miel ruborizadas,
sus ojos de mil deseos
y de lascivas galaxias,
sus manos acogedoras
llenas de amor  y de magma,
toda ella un universo
de insomnios y de alboradas
que se expande lentamente
y mi júbilo desgrana,
dejando un rastro de besos
en un sendero de lágrimas
que niega toda agonía
e inunda todo de gracia.

He aquí las tres mujeres
(dos de ellas son hermanas)
que una noche de verano,
mientras la luna soñaba
trazando en el cielo abierto
setenta estelas de plata,
sin saberlo se encarnaron
en las tres míticas Gracias,
pero ahora postmodernas
y más griegas que romanas,
y me hicieron prisionero
entre sus labios de ámbar,
entre sus risas de musas
y entre sus uñas de nácar.

Dejad que solo la muerte
me secuestre enamorada
y me aparte eternamente
de estas tres damas.
Dejadla,
cuando los grillos nocturnos
se olviden de sus baladas.