15 agosto 2006

Imponer y proponer (triple carcajada)

Leo en 20 minutos que el cardenal arzobispo de Toledo propone que se pongan crucifijos en todos los edificios públicos. Al parecer el hombre no sabe que este país es un estado laico y aconfesional, tal como reza la Constitución (art. 16.3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal). Precisamente porque hoy tenemos esta Ley y la sociedad ha evolucionado, dice el tipo que “la fe se propone, no se impone”. Qué listo. Como la Iglesia lleva imponiendo sus leyes casi dos mil años y ahora ya no puede, al menos de la forma tan evidente y manifiesta en que lo ha venido haciendo, dice que no se impone la fe, sino que se propone.

Pero la fe tampoco se propone. Se propone un brindis, se propone una excursión, se propone ir a un bareto a tomarse unas copas, se propone un trato, etc., pero la fe es algo así como una ilusión que se tiene: que Dios exista. Tener fe quiere decir creer en la existencia de algo cuya existencia es indemostrable, inconstatable. Quien cree en las hadas tiene fe. Si crees en la reencarnación tienes fe. Si crees en Dios tienes fe. Si crees en Ed. Expunctor no tienes fe, ni tampoco tienes fa porque no soy músico, ni mucho menos tendrás Fa porque no estilo ese desodorante, aunque podrías tener Fo porque te podría dejar un libro suyo.

Por otra parte podríamos proponer que en los edificios públicos, además de los crucifijos, se pongan todos los símbolos de todas las religiones para evitar discriminaciones, pero también podemos proponer que pongan los escudos de todos los equipos de fútbol del mundo, dado que se ha convertido en otra religión. Asimismo, proponemos que se pongan los nombres de todos los grupos de música del mundo, porque la música es otra religión. Al fin y al cabo la religión se define como “Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto”.

Ejemplo: Iron Maiden son Dioses a los que veneramos y tememos, nos ofrecen una lista de normas contenidas en sus biblias, también llamadas discos, y el rito lo celebramos cuando vienen a vernos, no como Dios, que no viene a ver a nadie por más que lo llamen. A los Maiden no los llamamos y vienen, de buen rollo, aunque por diversas circunstancias no vayamos a verlos siempre que vengan. De momento he podido verlos en cuatro sacrificios rituales: dos en Los Alcázares, uno en Albacete y otro en Madrid.

PD. La noticia de marras aquí.

4 comentarios:

Eriwen dijo...

Yo creía que este país era confesional y no laico. Y te pregunto si este país es así por qué en mi colegio (tengo 23 años recien cumplidos) había crucifijos en todas las aulas?

Saludos

Ed. Expunctor dijo...

En teoría, porque así lo dice la Constitución, España se define como un estado laico y aconfesional. La práctica es distinta, y aunque poco a poco se avanza para conseguirlo, la Iglesia es muuuuuy poderosa y tiene espías y mercenarios en todas partes.
Por otro lado, el art. 16.3 de la Constitución cita expresamente a la Iglesia (me gustaría saber quién redacto ese artículo y quién presionó para que la Iglesia fuese citada específicamente... porque es una incoherencia declarar al estado laico y citar a la Iglesia, digo yo), que es, recordémoslo hasta la saciedad, muuuuuy poderosa.
En cuanto a tu pregunta, doy por supuesto que tu colegio no era privado, pues ahí pueden poner crucifijos o pegatinas de los Ewoks encima de la pizarra, según sus preferencias. En un colegio público supongo que será cosa de: 1. Tradición. 2. Gusto del director del centro, apoyado en su caso por el Consejo escolar o lo que corresponda. 3. Política subrepticia del municipio o de la comunidad autónoma. En cualquier caso, no creo que hoy queden prácticamente crucifijos en las aulas de colegios públicos (seguramente en algún colegio público quedarán, por tradición y tal, y porque nadie se habrá quejado por la vía correspondiente).
Yo, personalmente, me opongo a toda ayuda que presta el Estado a cualquier religión. No hace mucho un tipo en EE.UU. fundó una nueva religión: Pastafarismo, como protesta en el ámbito de la educación.
La religión no es "la religión" en abstracto, sino un grupo más o menos amplio de personas que deciden, ordenan, mandan, imponen, etc., los preceptos de la religión de que se trate. Por ejemplo, la Biblia recibe las más variadas interpretaciones según la religión que la lea: católica, protestante, etc., y hay unos libros que fueron eliminados de ella, otros que fueron traducidos, con las posibilidades manipulatorias que tal ejercicio permite... En fin.
Espero de todos modos que la visión de la Cruz no haya perturbado demasiado tu vida. Cruces, camisetas, rosarios, escapularios, estampitas de la Virgen y de todos los Santos habidos y por haber... Merchandising. Pedazo de empresa que se montaron hace dos mil años. Es que Pedrito tenía una visión de futuro que ni Bill Gates...

Jonathan Fernández dijo...

Propongo creer en el hombre y no en Dios. Eso sí que sería tener fé, pero otro gallo nos cantaría. En fín, seguimos esperando a que las cosas nos caigan hechas del cielo. Que nos las tire Dios hechas, y así nos va ... primero porque Dios es como un contrato fijo, tenemos la definición de lo que es, y alguno dice que lo ha visto, pero no existe, y segundo porque achacamos a ese Dios/dios lo que no tenemos cojones de afrontar.

Ed. Expunctor dijo...

Exactamente, creer en el hombre es casi tan difícil como creer en Dios, llevas razón. Si el hombre hiciese lo que espera que haga Dios todo iría mejor, porque Dios no va a hacer nada (hay quien reza para que llueva y otras paranoias más raras...). Dios es la salida fácil. Insisto en lo del Pastafarismo, me parece una idea de puta madre, y pone de manifiesto lo absurdo e irracional del asunto. Si no lo has visto léetelo en la wikipedia, sobre todo los razonamientos para demostrar la existencia del Monstruo Volador y su Apéndice Tallarinesco, muy bueno.
¿Cómo te va por tu tierra? Ya nos vemos a tu vuelta.
Paz!!