20 octubre 2006

Desolación en el País de las Grualmeras

Esta foto tiene un año y un mes, y está echada de camino hacia Murcia por la carretera que va de San Javier hacia la autovía Cartagena-Murcia.

Al fondo se ve cómo las grualmeras pastan. Lo mismo se ve en el espejo del coche. Y al otro lado de la carretera ocurre exactamente lo mismo.

En realidad ocurre lo mismo en todos los lados de todas las carreteras. Las grualmeras pacen, comen tierra, plantas, rastrojos, piedras, lagos, orillas del mar, reservas naturales.

Comen.

Ingieren.

A veces algún recurso o denuncia consigue paralizarlas del susto.

Pero las grualmeras continúan imparables devorando todo obstáculo natural que encuentran en su avance. No frenan ante ningún tipo de obstáculos legales porque se alimentan de sobornos, chantajes, prevaricaciones, malversaciones, engaños, fraudes, favores en cadena y otra serie de comportamientos tan normales y consentidos hoy en día.

Puedes ver cómo evolucionan las actividades de esta nueva especie que hemos dado en denominar GRUALMERA aquí: 37º49'11.67" N 1º00'19.25" W.