05 diciembre 2006

¿Y se hizo hombre?

Yo.- Mi amigo Pedro es de esos que dices:

.- ¡Pero qué burro! ¡Qué bestia...!

Yo.- No se corta un duro, y cuando está pensando algo lo dice antes de terminar de pensarlo y, claro, la palabra se le anticipa al pensamiento y por la boca como los peces muere. Pero eso es algo que a él no le preocupa lo más mínimo:

Pedro.- Acho, que me la suda.

Yo.- Eso es, exactamente, lo que dice. Y a veces, como Ben, a pesar de su olor a alcohol y de algún babeo ocasional, dice cosas muy interesantes. El otro día estábamos hablando de religión porque yo saqué el tema, sabiendo que a él ni le va ni le viene ni le fue ni le vino, como tantas otras cosas; bueno, en realidad como todas las cosas salvo los amigos, las mujeres, su coche y su plestesion. Total, que de pronto me suelta:

Pedro.- Que Dios no se hizo hombre.

Yo.- Pero Pedro, en la mitología cristiana, o sea, según la Biblia, sí se hizo hombre...

Pedro.- ¡Que no, coño! A ver, ¿Jesucristo folló?

Yo.- Hombre, según la versión ortodoxa, no; según los evangelios apócrifos puede que se lo hiciese con María Magdalena.

Pedro.- ¿La versión qué? ¿Los evangelios qué?

Yo.- La versión ortodoxa es... la oficial, para que me entiendas. Los evangelios apócrifos son los que la Iglesia ha desechado, apartado, censurado, interpretado como falsos, mentiras. ¿Has visto La última tentación de Cristo, de Martin Scorsese?

Pedro.- No.

Yo.- Pues ahí sí que se tira a María Magdalena.

Pedro.- Pues ahí sí se hizo hombre. Pero si no, ná de ná: se murió virgen como su vieja.

Yo.- Pedro, en la Edad Media te hubieran quemaó más pronto...

[Partida de culo.
Cae el
Telón]