02 enero 2008

En defensa de la familia

Nótese la incongruencia: se manifiestan los curas y los obispos y el papa -¡los curas, los obispos, el papa!- en defensa de la familia, pero ellos (los curas, los obispos y el papa) están, aunque digan lo contrario, en contra de la familia: ellos renunciaron a tener familia, a convivir con una mujer y tener hijos y poblar la tierra. Renunciaron a convivir con una mujer para convivir sólo con hombres: ¡conviven sólo con hombres!

¡Renunciaron a la familia pero la defienden! Esto es incongruente y, por tanto, hipócrita, y no queda más remedio que afirmar, contundentemente, que es la propia Iglesia la que está en contra de la familia, como aquel matrimonio.

3 comentarios:

Meg dijo...

Llevas mucha razón, es incongruente e hipócrita, sobre todo teniendo en cuenta que hasta el II Concilio de Trento, creo que los curas mantenían sus barraganas y sus hijos sin ningún problema... Y, cómo no, cuántos curas de pueblo tenían querida e hijos en la sacristía.

El problema viene de su pérdida de poder en los gobiernos occidentales, han mantenido un férreo control sobre monarcas durante siglos, pero de la Rev. Francesa en adelante han perdido parte de ese control en numerosos estados y les molesta no estar en la vanguardia de los que gobiernan.

No creo en Dios, pero he sido educada bajo una moral católico-cristiana y he hecho cursos hasta de confirmación (si bien no me confirmé) y estoy segura de que si el supuesto Cristo volviera a la tierra no iba a manifestarse a favor de la familia y en contra de los derechos de las personas, antes bien estaría al lado de los desfavorecidos, como dicen que estuvo en su día hace ya 2000 años.

Chufowski dijo...

es absurdo que un señor con sotana que no ha probado el placer carnal, no ha convivido nunca con mujer u hombre ni ha tenido hijos nos digan al resto cómo tenemos que hacer las cosas. Se les llena la boca hablando de la familia, de los derechos humanos, pero ellos con sus posturas, sólo crispan y ponen ruedas en los palos del progreso, la libertad y las reinvidacaciones sociales.
Estamos en una país laico así lo dice la Constitución así que a ver si hay algún gobierno de una vez por todas con redaños para poner a la Iglesia en su sitio. La Iglesia tiene mucho que callar; abusos, pedofilía. El último nombramiento de cardenales era vomitivo, todos ellos con sus trajes que cuestan más de tres mil euros cada uno. ¿eso es hacer voto de pobreza, de humildad?. La Iglesia es otra cosa o debería serlo, no una panda de hombres gordos, sonrosados y viciosos que quieren hacernos la vida imposible a los demás mientras nos obligan a que les besemos los anillos de sus regordetas y sudorosas manos.

Anónimo dijo...

Los curas y la iglesia.son una incongruencia en general"no tienen ningun significado".
La familia es la mejor opcion para vivir y procrear(la especie tiene que perpetuarse).
Menosesmas.