02 septiembre 2006

Fumadores y fumados

El 2 de septiembre de 1973 murió el creador de la Tierra Media: Tolkien.

Hasta hoy que he buscado una foto no lo sabía con seguridad, pero ya intuía algo. Cuando hace una década leí El señor de los anillos y El hobbit tuve ligeras sospechas de que Tolkien fumaba: los hobbits con sus pipas haciendo grandes aros de humo era indicio suficiente, y Gandalf también fumaba grandes pipas y hacía unos anillos de humo de esos que te van abriendo la boca conforme vas leyendo cómo los describe Tolkien.. En la foto, Tolkien fumándose su pipa y haciendo los aros de marras. Quienes sólo han visto la película no sabrán la importancia que el fumar hierba tiene para algunos personajes del libro; no sé cómo se refleja esto en la película porque sólo he visto la primera parte (y, la verdad, sin ningún interés por verla: si has leído el libro y has visto la película, se habrá producido una expoliación en tu mente, porque los personajes tal y como tú los tenías dibujados por la imaginación han sido sustituidos por los mostrados por la película: ahora piensas en Gollum y ves este bicho; piensas en Aragorn y ves a este tipo), pero supongo que simplemente se mostraba cómo fumaban Gandalf y los hobbits.

Son reveladores estos fragmentos del libro de Tolkien:

"El hábito de fumar hierba para pipa se ha extendido desde la Comarca a las tierras de los Hombres y más allá: Aragorn, hijo de Arathorn, comparte el amor de los Hobbits por la hierba para pipa, y lo mismo sucede con los Istari, los magos Gandalf y Saruman".

"Hay otra cosa entre los antiguos Hobbits que merece mencionarse, un hábito sorprendente: absorbían o inhalaban, a través de pipas de arcilla o madera, el humo de la combustión de una hierba llamada hoja o hierba para pipa, quizá una variedad de la Nicotiana. Hay mucho misterio en el origen de esta costumbre peculiar, o de este “arte”, como los Hobbits preferían llamarlo. Todo lo que se descubrió en la antigüedad sobre el tema fue recopilado por Meriadoc Brandigamo (más tarde Señor de Los Gamos), y puesto que él y el tabaco de la Cuaderna del Sur son parte de la historia que sigue, sus comentarios en la introducción al Herbario de la Comarca merecen ser citados aquí.

Este arte -dice-, es el único que podemos reclamar como de invención nuestra. En qué época empezaron a fumar los Hobbits es un enigma; todas las leyendas e historias familiares lo dan por sabido, durante años la gente de la Comarca fumó diversas hierbas, algunas malolientes, otras aromáticas. Pero todos los documentos concuerdan en un punto: Tobold Corneta de Valle Largo en la Cuaderna del Sur fue el primero que cultivó un verdadero tabaco de pipa en los días de Isengrim II, alrededor del año 1070 de la Cronología de la Comarca. Los mejores cultivos todavía provienen de ese distrito, especialmente las variedades que ahora se conocen como Hoja Valle Largo, Viejo Toby y Estrella Sureña.

“No está registrado cómo el viejo Toby obtuvo la planta, pues murió sin decírselo a nadie. Sabía mucho sobre hierbas, aunque no era viajero. Se cuenta que en su juventud iba a menudo a Bree; ciertamente nunca se alejó de la Comarca más allá de Bree. Por lo tanto es muy posible que hay conocido esta planta en Bree, donde hoy se da bien en la vertiente sur de la colina; los Hobbits de Bree pretenden haber sido los primeros fumadores de esta hierba. Aseguran, por supuesto, que se adelantaron en todo a la gente de la Comarca, a quienes llaman “colonos”; pero en este caso la pretensión es, a mi entender, probablemente cierta, pues todo indica que fue en Bree donde nació el arte de fumar la verdadera hierba, y desde allí se extendió en el curso de los últimos siglos entre los Enanos y algunos otros pueblos como los Montaraces, los Magos y los vagabundos que iban y venían aún por aquella antigua encrucijada de caminos. El centro y hogar de este arte se encuentra, pues, en la posada de Bree, El Poney Pisador, propiedad de la familia Mantecona desde épocas remotas.

“Al mismo tiempo, mis propias observaciones en los viajes que hice al sur me convencieron de que la hierba no es originaria de nuestra región, sino que vino del Anduin inferior hacia el norte, traída, creo yo, del otro lado del Mar por los Hombres de Oesternesse. Crece en abundancia en Gondor, y allí es más grande y exuberante que en el norte, donde nunca se la encuentra en estado salvaje; florece sólo en lugares cálidos y abrigados, como Valle Largo. Los Hombres de Gondor la llaman galenas dulce, y la aprecian por la fragancia de las flores. Desde esas tierras la habrían llevado al norte remontando el Camino Verde durante los largos siglos que median entre la llegada de Elendil y nuestros días. Pero hasta los Dúnedain de Gondor nos otorgan este crédito: los Hobbits fueron los primeros que la fumaron en pipa. Ni siquiera los Magos lo intentaron antes que nosotros. Aunque un Mago que conocí adquirió este arte mucho tiempo atrás, mostrándose tan hábil como en todas las otras cosas a las que llegó a dedicarse.”

A propósito del fumar, en el libro de Michael Blake Bailando con lobos le dice el indio al Teniente Dumbar: Entonces fumemos. Es bueno pasar el tiempo de esa forma.

Un par de grandes poetas que fumaban: Coleridge, que escribió lo que pudo de Kubla-Khan después de haber fumado láudano, y digo ‘lo que pudo’ porque se quedó a medias debido a que lo interrumpieron y se le fue la visión que estaba teniendo. Y Charles Baudelaire, otro gran fumador de pipa, en la que fumaba opiáceos o tabaco. Decía en Los paraísos artificiales: “Estáis sentados y fumáis; pero os creéis sentados en vuestra pipa y que es a vosotros a quien la pipa fuma”; y en los versos del poema “A una malabaresa”: “En los países cálidos donde Dios te creó, tu tarea es encender la pipa de tu dueño...”.

Pero como decía el anuncio:

EL FUMAR SE VA A ACABAR

CON LEY-EXPRESS

1 comentario:

Marandua dijo...

interesante, inteligente y entretenido I;I;E te sigo leyendo,
llegue aqui tras leer un comentario suyo en otro blog, mis saludos estimado/a, un placer leerle.