12 marzo 2008

Vestir de negro

Ropa negra sin marcas, sin señas. Camisas y camisetas, pantalones y abrigos, calcetines y calzado. Todo negro. El armario donde guardo la ropa es un agujero negro, un pozo de ropa negra doblada, colgada en perchas, atrincherada en cajones.

A veces me pregunto qué sentirá la hebilla plateada del cinturón negro entre tanta negrura.

Para ser invisible sólo tendría que vestirme con ropa de un color distinto al negro. Bastaría con ponerme unos vaqueros azules y una camiseta roja, ¡una camiseta roja!, para pasar desapercibido ante los ojos de todos los que me conocen. Dejarían de verme: no me encontrarían aunque me quedase de pie en medio de una plaza desierta, con los brazos estirados y silbando una melodía cualquiera.

Hay quien se pregunta que qué tengo en contra de los colores: yo llevo en mis ropas negras toda la gama del prisma. El negro es un color codicioso: absorbe todos los colores que conforman la luz.

Sin embargo, en ocasiones, debido a mi empatía, se me plantean conflictos terribles, porque no sé dónde acabo yo y dónde empieza mi sombra.

El otro día me llevé el cigarro a los labios de mi sombra, que se negó a fumar de mi mano, pero luego la sorprendí haciendo aros de humo en la pared.

Cuando espero el verde de un semáforo de peatones, me alejo del bordillo de la acera para evitar que me atropellen: no soporto que me manche la ropa el neumático de un coche.

Y aunque tú no te des cuenta, me regocijo cuando caminas a mi lado. No sabes por qué te rodeo y elijo dónde situarme: busco la posición precisa para hacerte, en el suelo, el amor sobre la marcha.

7 comentarios:

Meg dijo...

Jejeje, yo no te reconocería de otro color que no fuese negro.

Anónimo dijo...

Y porque en la foto que dice"respeta la jodida ortografia hijo de la gran puta"¿llevas una camisa blanca?.

-=+

Thedarksunrise dijo...

Estoy contigo en que el negro es un color codicioso y lleno de oportunidades para quien lo viste. Pero ¿y la de calor que pasamos cuando abre el tiempo? señorrrr, qué cruz (tan negra). Besissss

Duckland dijo...

Pero aunque estoy deacuerdo con vos y con Darkie, hace un tiempo dejé de abusar del negro para agarrarme a otros colores, igualmente desprovistos de adornos o marcas, solo color puro para intentar -como dices- pasar desapercibida.
Es ese último regocijo tuyo, el de oscuro y silencioso amante, el que hará que vuelva a sumarme a ese renegror tan nuestro, tan bello.

Ed. Expunctor dijo...

Meg-- Le pasa a mucha gente. Yo me incluyo: me veo en los cristales de un escaparate y no me reconozco, me resulto extraño, ajeno... XDD

-=+-- ¿¿¿¿Ein????

Thedarksunrise-- No hay que ser radical. En verano (pero en verano-verano) el negro para la noche. Durante el día, en chanclas y reluciendo blanco desgastado para soportar los cuarenta grados incendiados...

Duckland-- Hay que abusar del negro hasta que seamos alérgicos... XDDD

Pedro dijo...

Hola, me encantan tus poemas, me he leído un montón porque me han enganchado, tienes un estilo muy baudelairiano(se te ocurre alguna palabra mejor?)pero más moderno, con más metáforas y menos figuras estilísticas. Yo acabo de crear un blog y estoy colgando algunos poemas, si quieres míralos, pero los tuyos son mucho mejores. Un saludo y sigue escribiendo!

Ed. Expunctor dijo...

Pedro-- Muy agradecido. La verdad es que nunca me había planteado lo del estilo baudeleriano, y no sé... Yo analizo de todo menos mis poemos XDDD.

Salud!