15 febrero 2007

Modas

Llevaba ya una temporada viendo por la calle a algunos tipos con el pantalón vaquero caído por debajo del culo, enseñando sus calzoncillos de marca y su cinturón ancho. Cuando vi al primero me quedé un poco así, como pensando:

-El chaval este, ¿no tendrá para un cinturón? ¿Ha adelgazado mucho y no tiene para unos vaqueros nuevos?

Cuando seguí viendo a chavales con el mismo tipo de pantalón empecé a sospechar que se trataba de una moda, absurda como tantas otras, pero moda al fin y al cabo. Y cada vez que veía a uno me quedaba igual de pensativo:

- ... ¿ ? ... – mesándome las barbas.

Hoy he descubierto el origen de esta moda. Resulta que viene de una curiosa y, por lo demás, absurda protesta que les dio por hacer a algunos hermanos del Bronx: decidieron ir sin cinturones en los pantalones y sin cordones en las zapatillas para protestar porque a los presos no les dejan llevar ni cinturones ni cordones:

-Porque es un atentado grave contra nuestros derechos, hermano. Nos faltan al respeto, brother. R-E-S-P-E-C-T, ya know.

-Claro, hermano, porque seguro que en la cárcel nadie los va a utilizar para ahorcar, azotar o asfixiar a nadie.

-Of course, fuckin’ man, ya know.

-Sí, ya sé, hermano, ya sé.

Ahí los modistos más listos vieron un filón. Y ya ves tú la gilipollez, pero la moda es lo que tiene. Han puesto de moda el amor, la revolución, la paz, la religión. Lo trivializan, lo vacían de contenido, lo reducen a la pura apariencia despojada de la esencia: el día de los enamorados, el retrato del Che Guevara, la garra de la paloma encerrada en un círculo, las rastas. Cuando quieren que algo pierda su sentido, su trascendencia, lo ponen de moda. Es otra forma de manipulación, y entran en juego la política y la mass media: la política porque es algo que afecta a la polis, a las ideas de los ciudadanos, y la mass media porque, si lo consiguen, es gracias a esos medios que les dan proyección.