14 octubre 2007

Faringitis

El martes por la noche cuando cenaba debí de tragarme, sin advertirlo, un erizo que se quedó enganchado en las paredes de mi tráquea o que, al menos, fue dejando sus púas prendidas a lo largo de mi garganta.

Desde entonces, cualquier intento de respirar o articular palabra me recuerda que cada vez que coma o cene debo escrutar los alimentos atentamente, para evitar que se me vuelva a colar en la garganta algún erizo camuflado.

3 comentarios:

ZiRRuS dijo...

Animo en tu batalla personal contra la enfermedad. Quizás te consuele pensar que casi todos hemos pasado últimamente por eso.

Es como una plaga.

Nos vemos!

tadea dijo...

mira que te tengo dicho que los erizos no se comen!!! niño malo!!!
:P


pd. hola zirrus!!!

Ed. Expunctor dijo...

Muchas gracias, Zirrus, en eso estoy. Si en un par de días no mejoro iré al médico, a ver si me abre la garganta con un bisturí y me saca el erizo... XDDD

Tadea, si yo no me lo comí... Se me coló entre el atún, el tomate y esas cosas...