03 julio 2007

Tinta de la SGAE

Que digo yo que suena a pataleta de niño pequeño la denuncia de la SGAE a Julio Alonso, a pataleta de envidia y rencor, porque digo yo que la denuncia es como decir: mira, es que nos fastidia que cuando uno se ponga a buscar ‘ladrones’ en el google le salga primero tu página en vez de la nuestra, y yo lo entiendo perfectamente, quiero decir que si yo pongo en el google ‘puta’ y no sale primero mi burdel pues digo yo que me jodería, o sea, como que no tendrá tanta categoría mi burdel si al poner ‘puta’ no sale el primero en el ranking, porque son muchos los que llegan aquí buscando en google ‘burdel’, pero hasta ahora ninguno ha llegado, que yo sepa, buscando ‘puta’, lo cual digo yo que es una putada para este blog en la medida en que supone una gran falta de reconocimiento hacia la labor del autor como ‘proxeneta de las palabras sin ánimo de lucro’, y digo que esto que digo puede parecer una paradoja, una contradicción incontrovertible, pero es cierto, y lo sería aunque fuese al contrario: aunque fuese una incontroversión contradictoria sería cierto. Así que digo yo que la SGAE tiene tintes de querer convertirse en una organización mixta, una mezcolanza corporativa en la que se fusionan los principios rectores del Club Bilderberg, de la Iglesia, de la CIA y del espionaje urbano/rural, no sé si me explico; quiero decir que andan metidos hasta en la sopa y que siempre anda uno con la mosca detrás de la oreja preguntándose si esa mosca habrá pagado o no un canon por emitir su sonido, y sobre todo pendiente de si la mosca está o no está en la sopa, y lo que es más importante: si tienes o no tienes cuchara para comerte la sopa.

1 comentario:

chufowski dijo...

a este paso que nos pongan un canon a los humanos al nacer, si hay que pagar por un disco duro, los que tenemos algo de memoria también habríamos de ser gravados, o los que tienen memoria fotográfica o los que son buenos imitadores. No leas el club bielderberg de cristina martin porque es mucho peor que malo...